Los colectiveros terminan de cobrar abril y la UTA define si levanta el paro

Provincia y municipio giraron fondos a las empresas. No obstante, el viernes deben percibir mayo y ya se avizora otro conflicto en puerta.

La Municipalidad y los empresarios completarán en las próximas horas el 15 por ciento que resta abonar de los salarios de abril a los choferes de colectivos. Además, esta tarde se realizará una nueva audiencia entre el Ministerio de Trabajo de la Nación, la UTA y los empresarios reunidos en Fatap que podría poner fin al paro de ómnibus. Sin embargo, el viernes deberían estar depositados los sueldos de mayo, algo que nadie pudo garantizar hasta el momento, por lo que el conflicto podría regresar.

“Todo está por definirse”, indicó anoche una alta fuente de la Intendencia.

Por lo pronto, hoy se vivirá otra jornada decisiva para la suerte del transporte urbano de pasajeros.

A partir de las 15, en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, se retomarán las negociaciones entre el gobierno nacional, representado por su cartera de Transporte; la UTA con sus delegados del interior del país y los concesionarios agrupados en Fatap.

En paralelo, el municipio y las dos empresas privadas que componen el sistema de transporte rosarino se comprometieron a completar el saldo de abril, tras haber llegado ayer a depositar entre un 20 al 25 por ciento de un 35 por ciento impago que potenció la extensión del paro histórico con 23 días consecutivos sin unidades en la calle.

Ayer se adelantó una parte importante del Fondo Compensador que administra el municipio correspondiente a mayo. Además, se garantizaron otros 20 millones de pesos que llegaron desde la provincia a través de la ley de sellos, que establece una asignación de fondos para solventar los colectivos.

La acreditación de las partidas le pondrá paños fríos a un conflicto muy dilatado en el tiempo.

Por un lado, los Estados municipal y provincial cumplen con el pago de los días trabajados antes del quite del crédito laboral y a su vez generan las condiciones para que la UTA levante la medida. Esto podría ocurrir entre hoy, mañana o eventualmente el jueves. Y de ser así, Rosario recuperará a su fisonomía urbana el transporte público.

Ahora bien. Lo que resulte de la audiencia en el Ministerio de Trabajo también puede tallar en contra o a favor de la normalización del servicio. Si en el Amba se amplifica un malestar por una modificación en el sistema de reparto de los subsidios y esto incide hacia el resto del país, podría verse reflejado en una medida nacional. Hasta anoche, había muchas variables en juego

En otro orden de cosas, las explosivas declaraciones del subsecretario de Transporte de la Nación, Gabriel Bermúdez, quien dijo que la respuesta a la huelga de choferes la tienen que dar la provincia y municipio, recorrieron los pasillos de las dependencias oficiales locales.

Tanto el intendente Pablo Javkin como el secretario de Transporte santafesino, Osvaldo Miatello, optaron por el silencio público y no le contestaron.

Bermúdez había manifestado en su edición de ayer de LaCapital sus propios números oficiales. “Hasta el 2019 el 91 por ciento de los subsidios eran para el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba) y el 9 por ciento para el resto de la Argentina. Hoy el 73,5 son para el Amba y 26,5 por ciento para el interior”, destacó.

“Hay datos que leo y no son correctos. El interior pasó de 5 mil millones de fondo compensador y 1.500 millones adicionales a una proyección para este año de 19.500 millones de pesos, a los que hay que sumarles otros 2.800 millones en Atributos Sociales (ATS), que se incorporan en las localidades en las que está implementada la tarjeta Sube”, desgranó Bermúdez.

Sin embargo, una alta fuente del Palacio de los Leones salió a responder los dichos del funcionario nacional con otros números en la mano.

“En Rosario tenemos 260 millones de pesos de masa salarial, pero en subsidios nos llegan sólo 105 millones. ¿Cómo hacemos para pagar el resto?”, se preguntó para luego refutar los porcentajes de distribución de subsidios nacionales que exhibió Bermúdez.

“Nación dice que entre el Amba y el interior reparte 73 a 26 por ciento al señalar que lo habían mejorado cuando antes era 90 a 10. Pero la proporción en Rosario es 84 a 16 por ciento, es decir diez puntos menos”.

LaCapital también consultó a un concesionario del transporte de la ciudad, quien confirmó que el dinero correspondiente a ley de sellos eran partidas de febrero, marzo y abril, y corroboró que también les llegó el dinero del fondo municipal.

“Llegamos a pagar un 25 por ciento, nos falta el diez por ciento restante de abril, por lo que estaríamos pagando entre martes y miércoles”, ratificó la fuente consultada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + dieciseis =