Imputaron a dos jóvenes por asesinar a golpes y luego decapitar a su padre

El cadáver de hombre de 51 años apareció decapitado el domingo a la mañana frente a su casa de la ciudad neuquina de Zapala y por el hecho ayer fueron imputados dos de sus hijos. El macabro parricidio conmocionó a la provincia patagónica donde se investiga si había un contexto de violencia de género o familiar a partir de los gritos de uno de los acusados, a quien oyeron decir: “Yo voy en cana pero vos no le pegás más a mi mamá”.

El hecho ocurrió en el barrio Zona II de Zapala y la víctima fue identificada como Orlando Jara, asesinado luego de una discusión por la que dos de sus hijos Matías y Fernando, de 21 y 27 años, fueron imputados de homicidio agravado por el vínculo —figura legal que prevé prisión perpetua— que quedaron con prisión preventiva por dos meses.

Domingo a la mañana

Según refiere el diario neuquino LM, el macabro homicidio se desencadenó a partir de una pelea alrededor de las 6 del domingo en el interior de una vivienda ubicada en Sarqui y Cañadón. A esa hora los vecinos alertaron a la policía sobre una violenta discusión que luego se calmó. Pero horas más tarde, sobre las 9 de la mañana, el padre fue sacado a la calle por dos de los hijos que al parecer lo agredieron en la vía pública.

Entonces personal de la comisaría 48 de Zapala arribó al lugar y halló a Orlando Jara muerto sobre la calle. Según el medio neuquino la cabeza del hombre de 51 años había sido decapitada y estaba apoyada sobre el pecho, con un cuchillo incrustado. La información preliminar indica que al parecer la discusión se originó en la casa, que Jara salió a la calle y sus hijos lo persiguieron. Entonces uno lo golpeó en la cabeza con una barreta y lo dejó inconsciente en el piso. En esas circunstancias lo decapitaron.

Al respecto, se indicó que el cuerpo fue remitido a la morgue de la capital de Neuquén para que se determine en la autopsia, entre otras cosas, si estaba vivo al momento de que lo decapitaron.

Violencia familiar

En cuanto al móvil, los primeros testimonios recabados en el lugar daban cuenta de un historial de violencia familiar aunque no se había establecido si había denuncias previas al respecto. En ese sentido un hermano de los acusados, Diego, dijo ayer al diario Río Negro que “los vicios” de su padre “hicieron decaer mucho” a su familia.

“El siempre estaba borracho y nos golpeaba mal. Se la agarraba con mi mamá y a nosotros no nos quedaba otra que poner el cuerpo por ella. Yo no podía ver llorar a mi mamá en el piso porque mi papá le estaba pegando”, recordó el joven entre lágrimas. “Ahora estoy partido al medio porque nunca imaginé que iba a llegar a esta situación. Nosotros siempre buscamos hacer las cosas bien. Nunca fuimos de tomar alcohol, de tomar porquerías que te dan en la calle”, indicó.

En tanto, un hermano del hombre asesinado señaló que “le duele un montón” lo que sucedió pero que va a “apoyar” a sus sobrinos porque él sabía cómo era su hermano. “Mi hermano me dijo que un día iba a matar a su familia y se iba a matar él. Así que una vez me lo llevé al campo para prevenir eso y estuvo un par de meses conmigo. Se volvió, me lo volví a llevar y él volvió otra vez”, recordó.

“Conmigo nunca fue violento pero a través de otras personas supe que maltrataba a sus hijos”, indicó el hombre y añadió que sus sobrinos “son buenos pibes. Los perdono”, concluyó.

Prisión preventiva

En ese contexto ayer la fiscal Sandra González Taboada llevó adelante la imputación contra los hermanos. Sostuvo que la causa de muerte fue un traumatismo de cráneo y dos puñaladas en el corazón. Además pidió prisión preventiva para los hermanos por el término de cuatro meses, basada en que “hay testigos que han manifestado su temor” a los acusados y que, incluso, algunos de ellos “tiene custodia policial” desde ayer. Además, uno de los testigos también manifestó que fue intimidado por uno de los imputados con un cuchillo.

Ante este planteo, un juez de garantías dispuso la prisión preventiva pero por el lapso de sesenta días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − seis =