EEUU y China firmaron un acuerdo para aliviar la guerra comercial

Tras 18 meses de tensiones que pusieron en vilo a los mercados, Estados Unidos y China firmaron ayer un acuerdo con el que aspiran a sepultar las amenazas de una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

El acuerdo, la fase uno de una negociación más amplia, derivará en un fuerte aumento de las exportaciones estadounidenses a China, establece un mecanismo para la reducción gradual de aranceles y logra algunos avances en materia de protección de la propiedad intelectual, freno a las transferencias forzadas de tecnología y garantías de transparencia en el mercado cambiario.

El documento de 86 páginas fue firmado durante una ceremonia en la Casa Blanca, donde el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró que se ha marcado “un cambio radical en el comercio internacional”, a la vez que fueron “enderezados los errores del pasado”.

Su contraparte estuvo representada por el vice primer ministro chino, Liu He, quien también hizo manifestaciones de satisfacción.

Liu leyó una carta del presidente Xi Jinping, quien destacó que la firma “es buena para China, para Estados Unidos y para el mundo” y expresó su confianza en que las relaciones entre los dos países sea de mutua confianza y cooperación”.

En uno de los puntos principales del acuerdo, China se compromete a comprar bienes estadounidenses por unos 200.000 millones de dólares en dos años.

De ese total, 50.000 millones de dólares serán destinados a productos agrícolas (el doble del monto actual) y otra cifra similar a energía. En manufacturas, el gigante asiático comprará en ese período 75.000 millones de dólares. A cambio, Estados Unidos accedió a bajar desde 15 por ciento hasta 7,5 por ciento los aranceles que había impuesto a los productos chinos por valor de 120.000 millones de dólares.

Uno de los grandes objetivos de Trump en esta negociación era el de reducir la brecha comercial anual de casi 300.000 millones de dólares entre ambos países.

Estados Unidos está al parecer en condiciones de afrontar el aumento distintos tipos de envíos hacia China, aunque probablemente se vea obligado a aumentar la producción de diferentes productos, como en los casos de la soja, las carrocerías y partes de automóviles, aeronaves, gas natural líquido y lámparas LED, dijeron los analistas.

Las disputas comerciales entre China y Estados Unidos, que incluyeron sanciones y una guerra de aranceles, desaceleraron el crecimiento de la economía mundial durante los últimos 18 meses, afectaron la actividad en China y crearon problemas a la industria estadounidense.

En sus últimas previsiones de crecimiento mundial, publicadas en octubre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó sus proyecciones de expansión al 3 por ciento para 2019, dos décimas menos que en julio, por cuestiones vinculadas a la disputa entre Estados Unidos y China.

“Mantener a estas dos naciones gigantes y poderosas juntas en armonía es muy importante para el mundo. El mundo está mirando hoy”, dijo Trump.

“La cooperación es la única opción correcta”, respondió Liu.

El acuerdo también facilita la formación de casos penales en China contra los acusados de robar secretos comerciales y obliga a China a generar procedimientos para “permitir acciones efectivas y expeditas” para eliminar sitios web que venden productos vinculados con la piratería.

Trump ha adelantado que durante esta primera fase del acuerdo no se modificarán los aranceles sobre importaciones chinas impuestos a lo largo de la guerra comercial con Pekín.

“Hemos acordado quitar los aranceles si logramos una ‘Fase 2’. Los vamos a dejar porque, si no, no tendríamos cartas para negociar”, ha apostillado el presidente estadounidense. Los negociadores comerciales de Pekín y Washington ya han comenzado a trabajar en alcanzar esta segunda y última fase.

Durante la ceremonia de la firma del acuerdo, Liu He leyó la carta que el presidente de China, Xi Jinping, remitió a Trump y en la que destaca los beneficios de la La Fase 1 para ambas partes y “todo el mundo”.

“La cooperación es la única opción correcta”, respondió Liu, quien leyó una carta enviada por Xi Jinping

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − ocho =