Acuerdo para moderar el traslado del IVA en alimentos

El gobierno nacional, los supermercados y los productores de alimentos llegaron a un acuerdo para moderar el traslado a precios de la reposición del IVA a catorce artículos de la canasta básica. La alícuota de ese impuesto se había reducido a cero por cuatro meses por el gobierno anterior, cuando buscaba mejorar sus chances electorales. Pero tenía fecha de vencimiento el 31 de diciembre de 2019. La administración de Alberto Fernández no prorrogó la medida, que será reemplazada por reintegros directos a los consumidores de más bajos recursos. Mientras tanto, las empresas absorberán parte de la reposición del tributo.

Tras un encuentro con las cámaras empresarias, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, acordó el martes que el porcentaje de IVA de la leche será absorbido totalmente por las empresas, con lo cual no habrá cambios en el precio, al menos por motivos impositivos.

Para el resto de los productos, se acordó absorber un 14 por ciento del tributo, es decir, dos tercios de la alícuota. De este modo, el traslado de IVA a precios será el siguiente: leche fluida 0 por ciento; pan artesanal de panadería flauta 5 por ciento, yogurt firme y sachet, entero y descremado 7 por ciento; arroz largo fino, parboil, cuatro ceros y cinco ceros 7 por ciento; azúcar 7 por ciento; pan lactal blanco en todas sus presentaciones 7 por ciento; polenta 7 por ciento; conservas de vegetales incluidos tomates en todas sus presentaciones 7 por ciento; harinas triple cero, cuatro ceros y leudante 7 por ciento; yerba con palo y sin palo 7 por ciento; mate cocido y té sin ensobrado 7 por ciento; huevos 7 por ciento; aceites mezcla y girasol 9 por ciento; pan rallado y rebozadores 10,5 por ciento.

Además se informó que en los próximos días, la reducción del IVA estará disponible para los beneficiarios de la tarjeta Alimentar, la AUH y los jubilados que perciban el haber mínimo. En paralelo, se relanzará el programa de Precios Cuidados que volverá a incluir productos de primeras marcas para transformarse así en un sistema de precios de referencia.

Estas medidas se complementan con el congelamiento de las tarifas, el freno a los aumentos de los peajes en rutas nacionales, la suspensión del incremento del 5 por ciento a las naftas, la extensión por 30 días más de los beneficios a los créditos UVA y la prórroga por 3 meses del Plan Ahora 12.

La reducción temporaria del IVA hasta el 31 de diciembre a un grupo de productos de la canasta básica fue implementada por el gobierno de Mauricio Macri para intentar contener, sin éxito, el impacto de la devaluación que impulsó en el mes de agosto. De hecho, la inflación acumuló entre septiembre y noviembre un 13 por ciento, mientras que se espera en diciembre sume otro 4 por ciento.

Además, la medida fue cuestionada en la Justicia por la mayoría de los gobernadores provinciales que vieron recortados los fondos de la coparticipación. Santa Fe perdió unos $ 4 mil millones, de acuerdo a datos de la administración anterior.

El presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (Fasa), Víctor Palpacelli, señaló que “hubo un acercamiento con sectores supermercadistas para no trasladar a precios totalmente la alícuota por la finalización del decreto de la tasa cero” y en el que en el que “aceptaron el compromiso de dividir en partes la absorción” del incremento.

El presidente de Fasa reconoció que el contexto es “un resentimiento del consumo importante durante los últimos 18 meses, al que los productos de la canasta básica no escapan”. Señaló que la acumulación del crédito fiscal en favor de las empresas “generó problemas financieros en las cadenas” supermercadistas.

Palpaceli también aseguró que el sector está “muy expectante por la implementación de la Tarjeta Alimentaria porque es necesaria una reactivación urgente del consumo. Si todas las medidas se vuelcan rápidamente van a ayudar a salir del estancamiento”.

Fernández: “Responsabilidad social”

El presidente Alberto Fernández pidió el martes a los empresarios que tengan “responsabilidad social” y no incrementen los precios “por encima de lo razonable”. En declaraciones a radio Continental sostuvo que “la lucha contra la inflación es la lucha de todos” y advirtió: “No es posible que a los empresarios haya que llevarlos a los latigazos, seamos todos responsables”, remarcó. Señaló que el Estado tiene recursos para controlar esa situación, y destacó la importancia de “buscar que a partir de los costos, la ganancia que se tenga sea razonable”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − trece =