En 154 días se registraron 29 femicidios en Santa Fe y 120 en el país.

Según datos relevados por el Observatorio de Femicidios y Feminicidios de la Corriente Mujeres y Diversidad, del 1ro de enero al 31 de mayo, 120 mujeres fueron asesinadas en Argentina por Violencia de Género.

En el desglose de los datos que expone el informe, a cargo de Norma López, vicepresidenta del Partido Justicialista en Santa Fe, enero se posiciona como el mes en que más mujeres fueron asesinadas en Argentina, llegando a la cifra de 31 femicidios en 31 días, de los cuales 8 fueron en territorio santafesino.

El observatorio registró 3 travesticidios en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos. Otro dato relevante del informe es que, a pesar de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, en Mendoza se produjo un feminicidio por aborto inseguro y quedaron detenidos la pareja y un tío de la víctima.

Sobre la violencia en Santa Fe, la concejala López aseguró que: “De los 29 femicidios que registramos en nuestra provincia, 24 pertenecen al departamento Rosario. Si desgranamos aún más los datos, encontramos que 20 mujeres fueron asesinadas en contexto de criminalidad y 4 en contextos íntimos”. Al respecto, la edila Justicialista afirmó que “parte de la sociedad ha naturalizado que nuestras mujeres y niñas sean asesinadas en contexto de criminalidad, con poca interpelación sobre el mensaje de sectores poderosos, patriarcales, violentos y de economías delictivas, dando por cierto la temible consigna: ”algo habrán hecho”.

“El Estado tiene gran parte de la responsabilidad sobre las violencias de género porque, ya sea por acción u omisión, no hay protección plena para las personas. En los barrios de Rosario, son las mujeres las que más denuncian hechos de inseguridad y la trama del narcotráfico porque son quienes tienen el rol de las políticas de cuidado en sus espaldas, al frente de asociaciones civiles, comedores y merenderos, maestras, médicas y enfermeras, entre otras actividades. Sin embargo, quienes toman decisiones sobre nuestras vidas cotidianas, mayoritariamente son varones en los tres niveles de gobierno, en la Justicia y en las fuerzas de seguridad”, enfatizó López y agregó que “en el femicidio íntimo de Nora Escobar a manos de su pareja en Granadero Baigorria, también hay responsabilidad del estado: había denunciado a su pareja en muchísimas ocasiones y sin embargo, el agresor se convirtió en asesino. Otra muestra de la naturalización de las violencias, es el asesinato de Georgina Olguín -embarazada de 9 meses-, y que el Estado la conocía tanto a ella como a su familia, por los múltiples abusos que sufrió”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 4 =