El Sanatorio Firmat suspendió atención a afiliados de Pami.

La medida abarca a unos doce mil jubilados y se debe a la falta de pago de una deuda de 40 millones de pesos reclamada desde agosto.



El Sanatorio Firmat suspendió ayer las prestaciones médicas brindadas a unos 12.000 afiliados de Pami en la ciudad y la zona al no poder cobrar una deuda millonaria (40 millones de pesos) que reclama desde agosto del año pasado y que le imposibilita seguir sosteniendo la prestación de los servicios, justamente en el marco de la emergencia sanitaria para prevenir el coronavirus.

   La decisión genera preocupación, especialmente por el riesgo que significa para los jubilados no tener garantizada la cobertura médica en el actual contexto de crisis, en el que resulta indispensable el funcionamiento del sistema para hacer frente a la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 9 =