Un hombre de 73 años fue imputado de abusar de cuatro menores de edad.

Un hombre de 73 años fue imputado por reiterados abusos sexuales contra cuatro menores de edad

Un hombre de 73 años fue imputado por reiterados abusos sexuales contra cuatro menores de edad que estaban a su cuidado. Para preservar la intimidad de las víctimas fuentes judiciales lo identificaron por sus iniciales JBA, quien quedó con prisión preventiva domiciliaria por tratarse de una persona mayor de edad con problemas de salud, medida que deberá cumplir con tobillera electrónica por el plazo de ley de hasta dos años.

Los voceros consultados señalaron que el hombre de 73 años fue imputado el domingo por el fiscal de Delitos Sexuales Federico Rébola, quien le atribuyó reiterados hechos de abuso sexual de cuatro menores de edad. En algunos casos los hechos cesaron cuando las víctimas llegaron a la adolescencia, en otros continuaron. En ese sentido, las fuentes preservaron otros detalles para resguardar la intimidad de las víctimas.

En una audiencia realizada por videoconferencia en el marco de la cuarentena, el fiscal imputó a JBA de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por ser encargado de la guarda, contra un menor de 18 años y aprovechando la situación de convivencia preexistente en múltiples hechos y cuatro víctimas.

Además el anciano fue imputado de violación a las medidas de aislamiento obligatorio ya que cuando iba a ser detenido, el pasado miércoles a la tarde, los efectivos policiales constataron que había abandonado su domicilio para evitar ser arrestado. Por esa razón fue apresado la mañana siguiente, alrededor de las 10.30, en inmediaciones de Montevideo y Moreno.

Respecto de la prisión preventiva que el fiscal solicitó en forma efectiva, el juez Federico Malaponte se la dictó por el plazo de ley pero bajo modalidad domiciliaria.

El magistrado fundamentó la decisión en la edad del acusado, quien padece “una enfermedad severa y por presentar otros problemas de salud”. En tal sentido, ordenó requisitos como el uso de tobillera electrónica y que la medida se cumpla en un domicilio donde no habiten menores de edad.

Condena acordada

En otro orden, un hombre de 27 años fue condenado a tres años de prisión condicional por abuso sexual simple agravado por la convivencia preexistente.

Fuentes judiciales señalaron que la pena fue acordada entre la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Nora Marull y la defensa de FDJ —identificado por sus iniciales para preservar la intimidad de la víctima— mediante un procedimiento abreviado.

El acuerdo fue homologado ayer por la jueza Paula Alvarez en una audiencia celebrada por videoconferencia a través de la aplicación Zoom.

La fiscal Marull había imputado al hombre de un hecho ocurrido el pasado 26 de septiembre en la casa de la zona sudoeste donde el acusado vivía con su hija menor de edad y la madre de la niña. Según la acusación, fue la madre quien sorprendió al abusador al ingresar a la habitación.

La pena contempla reglas de conducta para el condenado. Además de fijar residencia y la prohibición de abusar de bebidas alcohólicas y consumir estupefacientes, el hombre deberá someterse a tratamiento médico o psicológico por este hecho durante los próximos tres años y además tendrá prohibido acercarse y contactar a la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − tres =