Un chico de 12 años murió ayer tras ser baleado en el cráneo.

#QuedateEnCasa–#MRAudiovisualTeAcompaña

Un chico de 12 años que había sido baleado junto con su padre el sábado a la tarde en la puerta de su casa del barrio La Lagunita murió ayer al mediodía en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Según la información preliminar, un hombre se acercó hasta la vivienda, llamó a alguien y cuando salió el padre del niño extrajo un arma de una mochila. Luego de un forcejeo, padre e hijo sufrieron heridas de arma de fuego. El niño, Lucas Mariano Varela, recibió un balazo en el cráneo que finalmente le provocaron la muerte. Y su padre Pedro, de 49 años, sufrió una herida en el tórax pero quedó fuera de peligro.

El hecho es investigado por el fiscal Ademar Bianchini, que ordenó la intervención del gabinete criminalístico para relevar la escena y la toma de testimonios. Asimismo ayer se trabajaba en identificar al presunto autor del hecho, así como sus motivaciones. Al respecto, fuentes allegadas a la pesquisa no descartaban anoche que el ataque se hubiera producido por error.

Según lo que se pudo reconstruir de fuentes policiales y judiciales, el trágico episodio se desencadenó la tarde del sábado, alrededor de las 18.30 frente a una casa de Mapic al 6200, en el extremo sudoeste de la ciudad. La información inicial proporcionada por la Fiscalía Regional indica que al lugar llegó un hombre en una moto y, sin sacarse el casco, llamó al morador de la vivienda.

Apenas Pedro abrió la puerta el recién llegado extrajo un arma de fuego de una mochila que llevaba puesta sobre el pecho. Entonces, al advertir lo que hacía el motociclista, el dueño de casa se abalanzó sobre él y así se originó un focejeo del que surgió un primer disparo. En ese marco Lucas, que se encontraba cerca de la escena, fue alcanzado por un tiro en el cráneo, con orificio de entrada y salida.

Según esa versión judicial, al advertir que su hijo había sido herido Pedro dejó de forcejear con el agresor y fue a asistir a Lucas. En esa instancia fue que el hombre de 49 años recibió un balazo en el costado derecho del tórax con orificio de entrada y salida. En ese momento el recién llegado subió a la moto en la que había llegado y se dio a la fuga.

Padre e hijo fueron trasladados en un vehículo particular hasta el Heca, donde ingresaron sobre las 19 del sábado y quedaron internados. El niño, en estado gravísimo, finalmente murió minutos antes del mediodía. En tanto su padre, que según un vocero judicial no había sufrido una herida grave, solicitó ser dado de alta para poder estar con el resto de su familia.

De la toma de testimonios iniciales trascendió que la familia atacada llegó unos meses atrás a vivir a la casa donde ocurrió el trágico suceso. Además aseguraron que no tenían problemas con nadie y que no se les ocurre quién podría ir a atacarlos.

En ese marco, si bien no descartaban ninguna hipótesis acerca del móvil, los investigadores tampoco podían desestimar la posibilidad de que el ataque no haya sido para las víctimas del hecho.

#QuedateEnCasa–#MRAudiovisualTeAcompaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =