UN AÑO DE SILENCIO

En los días previos, la residencia de la ex presidenta se había visto rodeada por manifestaciones en su contra y a su favor. Desde finales de agosto, Kirchner enfrenta una investigación en la que la Fiscalía solicita al menos 12 años de pena por corrupción y la inhabilitación de cargos públicos. El caso ha dividido a la sociedad argentina y ha provocado que la vicepresidenta señale ” Que está frente a un “pelotón de fusilamiento mediático judicial “.
El cronograma de odio vino desde mucho antes
9 de Julio aparecieron manifestantes en plena pandemia con un mensaje fascistas, bolsas mortuorias, con nombres de personas y asociaciones y una guillotina.
10 de Julio apedrean el despacho de la Presidenta del Senado, cuando una sesión se estaba llevando a cabo en Diputados.
21 de Julio frente al Instituto Patria, un manifestante con un megáfono diciendo cualquier tipo de barbaridades
3 de Agosto los mismos manifestantes en Casa Rosada golpearon la camioneta de Sergio Massa antes de jurar como Ministro de Economía
18 de Agosto la marcha de las Antorchas frente a la Casa de Gobierno, para luego arrojarlas dentro del patio externo de la misma, la ultraderecha comenzaba a asomarse en cada acto contra el gobierno y con mucha presencia en las redes sociales.
El 27 de Agosto el barrio paquete de Recoleta, en la esquina de Juncal y Uruguay se convirtió un lugar de manifestación permanente, a favor y detractores se daban cita todas las noches. Carros hidrantes, vallas, los famosos conteiners con cascotes “dejados“ por el Gobierno de la Ciudad, como se pudo saber después, todo era una verdadera olla a presión, mucha tensión en el ambiente. Al punto de la agresión por parte de la Policía de la Ciudad a dirigentes políticos afines a la vicepresidenta, incluido su propio hijo el Diputado Máximo Kirchner.  
El Jueves 1° de Septiembre del 2022 ingresaba a las 12:27 al recito del Senado de la Nación para una nueva Sesión, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sin imaginarse lo que se desencadenaría horas más tarde, poco después de las 21, Fernando Andre Sabag Montiel, se coló entre la multitud que esperaba a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y apuntó un arma directa a su cabeza.
El brasileño de 35 años apretó el gatillo, pero la pistola se encasquilló.
Esto fue solo la frutilla del postre, el atentar contra la vicepresidenta, no hubo magnicidio de casualidad, por impericia, miedo, nervios o por milagro. A tan solo 15 centímetros de su cara.
Quién está detrás de todo esto??
Básicamente el discurso del Odio, enmascarados por Fake News, grupos vinculados a la derecha financiados por empresarios ligados al Macrismo, la familia Caputto financió con 17 millones de pesos a un carpintero para hacer unos muebles para un hotel en el Sur, parte de la justicia. Diputado de JxC, diciendo de que “Cuando la maten, yo voy a estar en la costa” y a su vez pagando gente a que vayan a hacer desmanes en cada ronda de saludos que la exmandataria realiza entre los militantes que se acercan a saludarla a su regreso del Senado.
Un atentado, con una fuerte connotación política, con actores materiales que cumplen su condena, pero detrás hay claramente actores intelectuales e ideólogos, que por el bien de la democracia tarde o temprano la verdad se va a conocer.

Foto y Texto 
Oscar Barraza Ibañez Corresponsal en el Senado de la Nación. 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *