Treinta y nueve años de prisión por violar e intentar matar a su hija

Este miércoles, un tribunal local condenó a un hombre a la pena de 39 años de prisión por haber abusado sexualmente de sus dos hijas y dispararle a una de ellas, a quien dejó parapléjica, informaron fuentes judiciales.

La sentencia fue dictada por los jueces Pablo Lanzon, Maria Chiabrera y Facundo Becerra, que hallaron responsable a Mario Rubén C. de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por haber sido cometido por un ascendiente y contra un menor de 18 años aprovechando la situación de convivencia preexistente”.

Además, se le sumaron los cargos por “tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego y tenencia ilegítima de arma de fuego”.

La titular de la Unidad Fiscal de Delitos Sexuales, Alejandra Raigal, acusó al hombre de manera por entender que había realizado “en un número indeterminado de veces hechos de abuso sexual a dos jóvenes con quien tiene un vínculo familiar”.

También se le imputó un intento de homicidio cometido el 16 de noviembre de 2013, cuando con un revólver calibre 38 le disparó al cuello a una de las víctimas provocando una serie lesión en una de sus vértebras que la dejó parapléjica.

Según lo que se pudo establecer en la causa, las hijas del ahora condenado, una biológica y otra adoptiva, comenzaron a sufrir los abusos cuando tenían alrededor de 12 años. El acusado comenzó abusando de la hija de su pareja y luego continuó con la suya, a quien dejó embarazada de una niña. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − quince =