Tironeos en el Congreso nacional por el tratamiento de la deuda

Los legisladores del oficialismo en el Congreso nacional reclamaron ayer “cooperación responsable” de la oposición para la apertura del debate parlamentario sobre las medidas económicas anunciadas el miércoles pasado por el gobierno de Mauricio Macri, aunque los bloques del PJ y del massismo objetaron la convocatoria al considerarla “tardía”.

El presidente del bloque de diputados nacionales del PRO, Alvaro González, declaró que la dirigencia política debe “ponerse por arriba de la discusión del 27 de octubre y traer tranquilidad”. Y llamó a “encontrar consensos mínimos para estabilizar la economía”.

A su turno, el jefe del bloque de diputados nacionales del FpV-PJ, Agustín Rossi, respondió que fue la oposición la que “pidió que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se debatiera en el Congreso y el gobierno se negó y ahora, cuando las papas queman, vienen al Parlamento para que lleve adelante el debate”.

González retrucó que “el kirchnerismo siempre ha rechazado todo y nunca acompañó nada”. También dijo que “no le sorprende” la actitud de la oposición, pero consideró que “habrá que escucharlos” y, en todo caso, “que le expliquen a la sociedad por qué se opondrían a medidas que tienden a estabilizar la economía y que no son ortodoxas”.

Tiempos

Por su parte, el jefe del interbloque de diputados de Argentina Federal, Pablo Kosiner, fue otro de los opositores que puso reparos al tratamiento de las medidas económicas en el Congreso al señalar que el gobierno “fue irresponsable en llegar a este punto” para convocar al debate parlamentario.

“Tendrían que haberlo realizado antes. Hace tiempo venimos planteando que deben renegociarse los plazos de vencimiento de la deuda”, acotó sobre el decreto de necesidad y urgencia (DNU) publicado ayer en el Boletín Oficial sobre los vencimientos y al proyecto de ley que el Ejecutivo enviará al Senado sobre el mismo punto.

En ese sentido, el presidente de la comisión de Presupuesto del Senado, Esteban Bullrich, explicó que las propuestas de la Casa Rosada “deben pasar por ambas cámaras del Congreso” y dijo que el oficialismo aspira a que “se abra un diálogo constructivo” en los dos recintos en los próximos días.

A través del decreto Nº 596/2019, el gobierno nacional oficializó la extensión por 180 días, sólo para personas jurídicas, de los vencimientos de las letras del tesoro en pesos (Letes), las atadas al dólar (Lelink), las ajustadas por el coeficiente de estabilización de referencia (Cer) y las capitalizables (Lecaps).

Bullrich sostuvo que “se busca la discusión en el Congreso junto a todas las fuerzas políticas” y expresó: “Es una muestra de que, por el contrario a como quisieron hacer creer, estamos frente a un gobierno que toma las acciones necesarias, que buscan dar estabilidad y certeza económica en el mediano y largo plazo”.

Además del DNU, el Ejecutivo enviará en los próximos días un proyecto de ley para habilitar la refinanciación de deuda emitida en pesos bajo legislación argentina, que ingresaría por el Senado.

Desde otro de los bloques opositores en Diputados, Marco Lavagna (Consenso Federal) afirmó que las nuevas medidas económicas se discutirán, “pero no a cualquier costo”. Y añadió que en su espacio no le van a “firmar al gobierno un cheque en blanco”.

Cámara alta

El peronismo en el Senado avisó que no rechazará la discusión de las medidas, pero también cuestionó “la oportunidad” de la apertura del debate parlamentario al respecto.

La senadora del PJ Beatriz Mirkin criticó la resolución del gobierno nacional y declaró que no será “copartícipe de las decisiones irresponsables” de esa administración.

“El plan económico había terminado mucho antes de las primarias. Las Paso vinieron a poner blanco sobre negro de lo que opinan los argentinos sobre el plan”, sostuvo la legisladora.

La senadora de Cambiemos Silvia Elías de Pérez insistió con el llamado a los bloques de la oposición en la Cámara alta para que asuman “una actitud responsable y de cooperación” y consideró que las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, requieren de la hidalguía de toda la dirigencia política”.

“La prioridad debe ser llevar tranquilidad al bolsillo de los argentinos, abandonando toda mezquindad por la campaña electoral”, sentenció.

Fernández apeló a la prudencia

El candidato a presidente del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, se negó ayer a opinar sobre el proyecto de ley que establece una reprogramación de los pagos de la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en las próximas horas enviará el Ejecutivo al Congreso. “No puedo hablar nada porque no conozco nada más que lo que dijo el ministro” de Hacienda, Hernán Lacunza, respondió Fernández a la salida de una reunión con el jefe del bloque peronista de la Cámara alta, Carlos Caserio. Tampoco sentó posición respecto del decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente Mauricio Macri para reprogramar el vencimiento de la deuda a corto plazo de documentos emitidos por el Estado en manos de personas jurídicas. “Veremos qué es lo que están haciendo. No quiero opinar sobre algo que no conozco”, respondió el postulante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + nueve =