Siniestro fatal en zona sur.

Para los fiscales que investigan la muerte de David Pizorno y su hijo Valentino, de 8 años, toma fuerza la hipótesis de una picada callejera como desencadenante del choque

Investigan cómo se produjo el siniestro vial ocurrido los primeros minutos del sábado en Avenida del Rosario y Ayacucho, donde perdieron la vida David Pizorno y su hijo Valentino, de 8 años, confirmaron que la principal hipótesis es que el impacto se produjo en medio de una picada. Tanto el conductor del vehículo que impactó contra el de la familia Pizorno como el otro hombre que participaba de la carrera, serán imputados. Si bien no precisaron la carátula, adelantaron que será una imputación más severa que la de homicidio culposo y que para ambos pedirán medida cautelar.

“Aparentemente venían corriendo picada. En esa hora en dicha intersección estaban los semáforos en intermitente”, dijo el fiscal Walter Jurado, de la Unidad de Homicidios Culposos, en una conferencia de prensa realizada el mediodía del lunes en el Centro de Justicia Penal. El momento del choque fue registrado por las cámaras de monitoreo de la Central de Emergencias 911. “Las imágenes son bastante gráficas, se ve el impacto”. A su vez confirmaron que sobre el pavimento no quedaron marcas de frenadas.

En tanto otras cámaras de la zona registraron que los dos autos, un Citroën C4 y un Renault Sandero, hacía al menos 400 metros que iban corriendo picada por Avenida del Rosario. En las últimas horas trascendió la imagen fotográfica que un testigo del hecho capturó sobre el velocímetro del Renault Sandero, que quedó clavado en 120 kilómetros por hora. Sobre eso la fiscal Valeria Piazza Iglesia hizo una aclaración: “Si bien el tacómetro del Sandero quedó clavado en 120 puede haber una movilidad de lo que es el tacómetro por lo cual la velocidad se va a estimar en base a pericias técnicas”.

El conductor del Sandero, Germán S., de 36 años, que impactó con el auto de la familia Pizorno, está internado con custodia policial en Sanatorio Laprida con traumatismo cerrado de tórax y abdomen. Los fiscales adelantaron que no será imputado “hasta que esté en condiciones de declarar”. El otro involucrado, identificado como Pablo M. y conductor del C4, será imputado el martes en el Centro de Justicia Penal. “Tenemos que terminar de definir la carátula, pero obviamente es una calificación que no va a ser dentro de lo que es el homicidio culposo”, adelantó Piazza Iglesias.

Otro dato aportado por los fiscales es que el test de alcoholemia que se realizó sobre Pablo M. dio negativo, mientras que todavía se esperan los resultados del test realizado a German S. Además indicaron que ninguno contaba con antecedentes de multas o infracciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + seis =