Sin Futbol.

Y al final, el fútbol entrará en pausa y la pelota dejará de rodar. La presión ejercida por los jugadores sumado a que en el mundo entero se suspendió la actividad por la pandemia de coronavirus condujo directamente a que se tomara la determinación de que no haya actividad futbolística, en principio hasta fin de mes, algo que se hará oficial esta mañana. El cambio de postura oficial surgió porque tanto desde el gobierno como desde la AFA coincidieron en que no se podía ir en contra de lo que ocurre en el resto del mundo ya que se paralizaron las mayorías de las ligas, y porque la presión de los futbolistas fue muy fuerte. Y si los protagonistas están de acuerdo en no jugar entonces indefectiblemente no se los iba a poder obligar.

   La pelota quedará archivada hasta el 31 del corriente mes después de varias discusiones y opiniones encontradas, ya que los dirigentes pretendían que siguiera la actividad a puertas cerradas. Pero era previsible que ante la unión de los futbolistas se adoptara la decisión de frenar el fútbol antes de que la misma partiera directamente de los jugadores. En realidad, las autoridades se anticiparon para no quedar expuestos.

   Desde el sacudón que pegó River, que decidió no presentarse el sábado ante Atlético Tucumán, continuó con el reclamo airado de los futbolistas para que se suspenda la actividad, pero el discurso del presidente Alberto Fernández del domingo parecía darle aire a la idea de continuar. Pero era sólo cuestión de tiempo ya que los jugadores estaban decididos a no jugar a pesar de que en principio Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) habían dado el aval para que arrancara la Copa Superliga. “Vamos a respetar la decisión de los jugadores”, avisó Sergio Marchi, secretario general de FAA, que después avisó que “mañana (hoy) se resolverá la situación”.

   Después de un fin de semana con mucha actividad, pero con estadios cerrados como medida de prevención, los futbolistas presionaron para suspender los partidos programados por la Superliga, torneos de ascenso y Copa Argentina. Para hoy estaba anunciada una reunión en la sede de Agremiados con los capitanes de los equipos de todas las categorías. En tanto, los dirigentes tenían programado hasta anoche reunirse mañana para analizar los pasos a seguir.

Marchi adelantó ayer que ya se comunicó con el “90 por ciento de los jugadores” y que la decisión final se tomaría mañana. “Ya hemos hablado particularmente con casi el 90 por ciento de los jugadores. Hay que tener paciencia y esperar”, aseguró Marchi, quien el pasado viernes había fijado su postura de continuar con el fútbol. No obstante, el dirigente aclaró que “como siempre” se respetará la decisión y la voluntad de los jugadores. Pasando en limpio, lo dicho anteriormente: parar el fútbol.

   Ayer el delantero y capitán de Independiente, Silvio Romero, se presentó en la sede de Agremiados para pedirle personalmente a Marchi que interceda para la suspensión del partido de hoy, por los 32vos. de final de Copa Argentina, ante Villa Mitre de Bahía Blanca.

   “Es una decisión que tomaremos entre todos, pero mañana (hoy) tenemos un partido. El riesgo es más alto de lo normal. Villa Mitre tampoco quiere jugar”, manifestó el jugador. Finalmente, por la noche el juego fue suspendido.

   El caso de Argentina quedó aislado en relación al resto del Continente en lo que respecta a la resolución de suspender la actividad futbolística profesional. En Europa, las cinco ligas más importantes ya fueron paradas y en las próximas horas se sumarán Ucrania, Rusia y Turquía, que durante el fin de semana tuvieron partidos a puertas cerradas.

   En Sudamérica, Chile, Bolivia y Brasil fueron los tres últimos países que resolvieron interrumpir la actividad futbolística, por lo menos, hasta el martes 31 del corriente.

   Y ahora Argentina se alineará con el resto y pondrá en pausa a la pelota.

Kudelka fue muy crítico

“Esto es atípico y más atípico es lo que nos quieren hacer ahora”, dijo el domingo por la noche Frank Kudelka en referencia a la continuidad del fútbol como único espectáculo masivo sin suspender hasta ese momento. Y agregó: “Son cosas que no me entran en la cabeza, me parece que tenemos que ponernos de acuerdo todos porque yo también soy gente, yo también me puedo contagiar o contagiar a otro”, señaló. Y agregó: “No me siento cómodo teniendo que irme el fin de semana para que la gente a la que están cuidando como corresponde se entretenga”.

Que no se juegue es lo correcto

“Los jugadores no están con ganas de jugar, pero mañana (hoy) hasta el momento San Luis tiene que jugar con Copiapó. La resolución de la federación es que a partir del miércoles no haya fútbol en Chile. Estoy de acuerdo con que se suspenda el fútbol. Además, existe una ventaja en que no habrá Copa América ni Libertadores, por ende habrá fechas disponibles para los torneos. Es decir, no hay urgencias”, opinó el rosarino y presidente de San Luis de Quillota, que hoy tiene previsto regresar al país y si es así deberá ingresar en cuarentena. “El agravante en todo esto es en lo económico y la televisión es el sostén. Ahí estaremos en problema”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − dieciseis =