Se realizó la tradicional pizzeada en el Parque del Mercado.

La jornada fue llevada adelante por animadores juveniles y contó con la participación de unas 500 personas.

Este miércoles 26 de enero se realizó la 21ª edición del tradicional Encuentro Pizzero en el Parque del Mercado, ubicado en Cepeda y Gutiérrez. Del mismo participaron cerca de 500 niños, niñas, jóvenes y adultos mayores de la colonia junto a sus familias, profesores y animadores juveniles, además de vecinos y vecinas de la zona.

En esta actividad cada asistente de la colonia tiene una función: algunos amasan, otros colocan la salsa, otros el queso y así es como los tiempos se aceleran y antes del mediodía las parrillas se llenan de pizzas caseras. “Es muy lindo ver como se convoca toda la familia detrás de esta actividad y el espíritu cooperativo de todos los que participan. Cada uno suma su granito de arena: desde el amasado hasta la cocción de las pizzas. Es una fiesta histórica de la zona sur que año a año vamos mejorando”, indicó Noel Martino, subsecretaria de Deporte de la Municipalidad de Rosario.

Lautaro asiste a las actividades del polideportivo desde que era chico y aporta su arte todos los años en la pizzeada. “Soy fotógrafo y en cada evento especial que se realiza en el predio estoy presente con mis fotos. Empecé en la colonia a los 8 años, a los 12 continué siendo animador juvenil y hoy cumplo 20 y sigo acá, este lugar es parte de mi vida. Me crié en el barrio, a pocas cuadras, el Parque del Mercado es mi casa. Hay muchos pibes y pibas buenos y este lugar es ideal para todos”, reflexionó el joven.

Ezequiel tiene una historia similar. Al igual que Lautaro nació, creció y encontró su pasión en el Parque del Mercado. “Arranqué en Animadores hace 7 años. Vine para pasar un buen rato, no era muy sociable, y encontré mucho más que eso, encontré mi vocación: arrancar el Profesorado de Educación Física”, explicó. Y agregó: “Cuando entré por primera vez a la colonia me di cuenta que me gusta transmitir mi experiencia y enseñanza a los más chicos”.

Como cada año, el grupo de adultas mayores aporta color y alegría. Entre risas y anécdotas, ayudan en el amasado y a cada instante se muestran agradecidas de poder compartir el tiempo juntas, ya sea en clase de aquagym o en cualquier otra propuesta que ofrece el polideportivo municipal. “Acá nos hicimos todas muy amigas, hacemos mateadas, bailes, almuerzos, cenas”, manifestaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × dos =