Se comió al tiburón por astuto y letal

Central metió el tercer triunfo al hilo y alimentó el promedio ante un rival directo en una noche a puro goles. Central sabía que necesitaba ciertos argumentos y aptitudes para no ser devastado por el hambriento tiburón, que arrancó el partido en ventaja. Sin embargo, la tolerancia al acecho fue una prueba superada. Los canallas terminaron goleando 5-1 a Aldosivi. Lo hicieron porque fueron tercos ante la adversidad, astutos a la hora de ir al frente y efectivos cuando pisaron campo enemigo.

El cuadro de situación indicaba que genéticamente se necesitan las mismas dosis contra la influencia de los promedios. Sin embargo, llegaron con diversas historias a esta contienda librada en el Gigante Arroyito. Central parecía estar inmunizado luego de los cinco goles que le metió a Godoy Cruz (fue 5-2) y la resonante victoria contra River en el Monumetal con aquel gol de Gamba.

Aldovisi arribaba al Gigante de Arroyito con una deuda interna abultada, fruto de las tres derrotas que le generaron un gran interés por encarar esta fecha con otra perspectiva. A la hora de analizar el parte futbolero, la resultante indica que el canalla se comió anoche un tiburón a la vera del Paraná sin piedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 6 =