Se agravó el conflicto en la comuna de Chabás por atrasos salariales

Cansados de soportar recurrentes incumplimientos salariales, los trabajadores comunales de Chabás dijeron “basta” y ayer visibilizaron su malestar en una ruidosa manifestación de protesta para reclamar el pago de los haberes atrasados de octubre.

Tras concentrarse frente a las puertas de la sede comunal, luego protagonizaron un corte de tránsito sobre la ruta nacional Nº 33 con el acompañamiento del gremio, familiares y vecinos que se sumaron a la movida.

Es que, más allá de las especulaciones que surgieron sobre posibles aprovechamientos políticos de la situación, los datos de la realidad indican que los empleados vienen teniendo dificultades para cobrar sus remuneraciones en tiempo y forma desde julio y ya no están dispuestos a seguir tolerando demoras que sigan afectando sus intereses.

Los huelguistas expresaron su descontento y, al exigir soluciones que aún no aparecieron, resolvieron continuar con la medida de fuerza iniciada el viernes pasado hasta “cobrar la totalidad de lo adeudado”. Así lo advirtieron mientras avanzaba la acalorada movilización que modificó la fisonomía habitual de esta localidad del departamento Caseros.

A los cánticos de protesta que brotaban de los manifestantes se sumó la quema de neumáticos y el sonar de redoblantes y bombas de estruendo para imprimir mayor contundencia a la manifestación, especialmente durante el corte de ruta que se extendió durante casi dos horas.

“A medida que pasan los meses el déficit comunal es cada vez mayor y los sueldos lo siguen pagando a cuenta gotas sin importarle las necesidades de los trabajadores que están desesperados porque ya ni tienen un peso para comprar alimentos”, dijo el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales y Comunas Adheridas, Walter Britos.

Y en esa misma línea sostuvo que “si no hay asistencia por parte de la provincia, lamentablemente esta situación seguirá empeorando” al tiempo que cuestionó al jefe comunal, Lucas Lesgart, por haber sostenido públicamente que la medida de fuerza era “desproporcionada”. “Los trabajadores están pasando una situación terrible y siempre demostraron voluntad de dialogo y colaboración, pero esto no da para más y la paciencia se agotó”, avisó el gremialista, quien ademas se quejó del comportamiento asumido por las autoridades comunales porque “en vez de abrir la comuna para cobrar tributos y destinar lo recaudado al pago de salarios, como habíamos acordado, sacaron vehículos a la calle tanto el viernes como el sábado y ayer intentaron hacer lo mismo para recolectar basura con la ayuda de trabajadores precarizados a los que presionan, lo que demuestra que no tienen intenciones de privilegiar el pago de la deuda sino apelar a este tipo de provocaciones que no vamos a permitir”, dijo.

En ese sentido, mientras se desarrollaba la jornada de protesta, circuló un video donde se puede escuchar la voz de una empleada comunal cuestionando a otra mujer que formaría parte o tendría cercanía con el gobierno local, a quien interceptó al momento de estar manejando una camioneta comunal para la recolección de basura junto a un trabajador eventual.

Ayer el sindicato realizó una presentación vinculada a la medida de fuerza en la delegación casildense del Ministerio de Trabajo, que dispuso convocar a las partes a una audiencia de conciliación, fijada para mañana.

“Hay mucho malestar porque están más preocupados en levantar la basura que pagar los sueldos”, insistió Britos tras ratificar la postura de que “nos mantendremos firmes en la lucha hasta cobrar todo”. Y finalmente recordó que “en los primeros conflictos faltaba poco porcentaje para completar la masa salarial, pero ahora lo disponible ni siquiera llega a un 10 por ciento de lo que adeudado, lo que indica la gravedad del problema”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 8 =