Schmuck, la gran aliada de Javkin, es la nueva presidenta del Concejo

Por una amplia mayoría de 20 votos afirmativos, 5 en contra y 3 abstenciones, María Eugenia Schmuck fue electa ayer presidenta del Concejo Municipal de Rosario. La sesión preparatoria consagró además como vicepresidente primero al macrista Roy López Molina y como vicepresidenta segunda a la camporista Marina Magnani. Lo que antecedió a la votación fue la ruptura del bloque mayoritario de Cambiemos; con chances de competir por la presidencia pero con el sueño hecho añicos por la división de los nueve ediles.

A diferencia de otras compulsas, esta vez la decisión no fue entre gallos y medianoche. La sesión fue breve y concreta. Con votación nominal, los ocho integrantes del Frente Progresista, los concejales de Juntos por el Cambio Roy López Molina, Renata Ghilotti, Agapito Blanco y Marcelo Megna, el bloque de cuatro bancas de Ciudad Futura y los peronistas Fernanda Gigliani, Ariel Cozzoni, Marina Magnani y Andrés Giménez; Schmuck, la candidata del intendente electo Pablo Javkin, llegó a la presidencia del Palacio Vasallo.

Los justicialistas Roberto Sukerman, Norma López y Eduardo Toniolli se abstuvieron de votar el gabinete y una porción partida de Cambiemos eligió votarse a sí mismos: Alejandro Rosselló, Anita Martínez, Germana Figueroa Casas, Carlos Cardozo y Daniela León.

Cuando se producen estas definiciones siempre hay triunfadores, beneficiados y perdedores. Claramente la fórmula del intendente electo pudo hilvanar acuerdos por todos los sectores, y hasta sacar del abstencionismo de los últimos años a la izquierda. Pero además sumó a un peronismo partido, que lució grogui y con dos candidaturas que dividían en vez de sumar hacia adentro y afuera. Todo ello pese a la enorme espalda política que otorga una fuerza triunfal que ganó las elecciones nacionales, las provinciales, la senaduría provincial y estuvo muy cerca de alzarse con la Intendencia.

Pese a los fundamentos esgrimidos por Toniolli en el recinto por recalcar la tradición política en los cargos y la debilidad de Roy de no contar siquiera con los votos de su ex bloque. “Esto es sencillamente una agresión al peronismo”, subrayó.

Quien sonrió toda la ceremonia fue López Molina. “Estamos orgullosos de ser parte de un esquema de gobierno para el año próximo. Hemos tenido un debate abierto, franco y sincero equivalente a la demanda ciudadana, porque en definitiva a la gente le interesa la gobernabilidad a la que hay que llenar de contenido. Votamos un Concejo activo dando respuestas reales”, argumentó el ex candidato a intendente.

También Giménez hizo referencia a los “amplios consensos y desafíos venideros”. La exposición de Caren Tepp dejó a Ciudad Futura adentro del acuerdo. Tras repasar la etapa abstencionista, indicó: “Construimos una propuesta que expresa a las cuatro fuerzas políticas en Rosario. No se trata de negociar privilegios, sino de una contención a las formas de contención reales en la institución”.

Tras anunciar que funcionará la nueva comisión de Feminismo y Disidencias, Tepp cerró: “Ningún machito nos regaló nada”.

Gigliani, por su parte, hizo referencia a un escenario de cambios estructurales en los gobiernos nacional, provincial y local, hizo hincapié en el “nuevo rumbo en la política rosarina” y luego de recordarle a sus pares que nunca “insulté, agravié o me enojé” ante decisiones adversas, resumió mostrarse “convencida de que las autoridades del Concejo estarán a la altura de las circunstancias”.

Trascartón, se procedió a la votación nominal de los concejales. Y con el cerrado aplauso de la tribuna copada de militantes radicales que desempolvaron la histórica marchita del partido centenario, Sukerman le dio lugar a la flamante presidenta. El edil será reemplazado de ahora en más por Alejandra Gómez Sáenz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =