Rubén Rimoldi asume hoy como nuevo ministro de Seguridad.

“Es un tema de resultados”, argumentó la Casa Gris sobre la designación de un ex jefe policial al mando de la cartera. El comisario general Miguel Angel Oliva reemplaza a Emilce Chimenti al frente de la Policía de Santa Fe

Jorge Lagna dejó de ser ministro de Seguridad de Santa Fe: el gobernador Omar Perotti —según se comunicó oficialmente— le aceptó la renuncia, como también a Emilce Chimenti en su rol de jefa de Policía provincial. Y hoy, a las 9.30, en la Casa Gris, le tomará juramento al comisario general Rubén Rimoldi como nuevo titular de la cartera. A su vez, el comisario general Miguel Angel Oliva asumirá al mando de la fuerza.

La salida de Lagna de Seguridad coincidió también con el anochecer de un día agitado: Rosario se vio convulsionada ayer por la aparición de múltiples pintadas (“Plomo y humo, el negocio de matar”) en espacios y edificios públicos, entre ellos la sede de la Gobernación y la Municipalidad.

Al respecto, la administración de Pablo Javkin denunció un accionar “de grupos mafiosos de la política” para aprovechar los hechos de inseguridad y las quemas en las islas.

Anoche, tras participar de la reunión entre Perotti y Lagna, el titular de Gestión Pública provincia, Marcos Corach, fundamentó la decisión oficial: “Básicamente es un tema de resultados y el ministro definió que era un ciclo cumplido”. Según pudo saber La Capital, a Lagna se lo cuestionó por no poder conducir “efectivamente” a la policía de Santa Fe.

Asimismo, el ahora ex ministro le había pedido a Perotti un cambio en la cúpula de la fuerza, algo que no fue fue concedido por el gobernador, lo cual generó rispideces entre ambos.

Perotti venía analizando los cambios, confiaron en los pasillos de la Gobernación, aunque no encontraba la persona que le diera garantías para hacerse cargo de Seguridad.

En ese marco, en el círculo íntimo del rafaelino le habrían advertido sobre la necesidad de buscar algún efectivo retirado de las fuerzas de seguridad para hacerse cargo de la cartera. En especial para poder conducir una policía que, según entienden en el Ejecutivo, viene sin dirección firme desde hace doce años (cuando gestionó el Frente Progresista).

En la mira

La búsqueda apuntó, entonces, a algún comisario general o jefe de Gendarmería retirados, lo cual implicaría el reemplazo de la actual cúpula policial y, probablemente, las de varias Unidades Regionales.

Respecto de Rimoldi, nuevo ministro de Seguridad, a fines de agosto de 2008 había renunciado al cargo de jefe de la Unidad Regional IV, en el departamento Caseros, tras conocerse la designación del comisario general Juan Luis Hek al frente de la fuerza de la provincia. “No puedo subordinarme a las órdenes de un superior de menor jerarquía que yo”, argumentó.

Actualmente, Rimoldi se desempeñaba como asesor en seguridad pública de la Municipalidad de Las Parejas. Por su parte, Oliva fue jefe de la Unidad Regional II, durante la administración provincial frentista.

La designación de Rimoldi generó un inmediato efecto político: el diputado provincial Carlos del Frade (Frente Social y Popular) aseveró que se trata de “un retroceso en relación al concepto de la seguridad democrática”, en alusión a la conducción de la estratégica cartera en manos de un ex integrante de la policía.

Cronología

Lagna había asumido el 19 de marzo de 2021, cuando el entonces ministro de Seguridad Marcelo Sain acordó con la Casa Gris su alejamiento del cargo.

El hasta entonces secretario de Gestión Institucional y Social de esa cartera aceptó el ofrecimiento de Perotti para cubrir la vacante.

Fue el final de un ciclo signado por la controversia que siempre acompañó a Sain y que acrecentó la preocupación de la Nación en pleno año electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cuatro =