Robo con armas largas contra un blindado en un shopping bonaerense

Siete delincuentes con armas largas asaltaron a tres custodios y robaron dos sacas con tres millones de pesos que iban a ser subidas a un camión blindado en el estacionamiento de un shopping de la localidad bonaerense de Sarandí, en el partido de Avellaneda.

El golpe comando ocurrió pasadas las 8 de ayer en el playón de estacionamiento del Parque Avellaneda Shopping, ubicado en el cruce de la calle Nicaragua y el Acceso Sudeste, de la mencionada localidad del sur del conurbano. Hasta allí había arribado un camión blindado de la empresa Brinks del cual descendieron tres custodios que ingresaron por el sector donde funciona el hipermercado Walmart para retirar el dinero de la recaudación del Pago Fácil que funciona en el complejo comercial.

Si bien las fuentes de la investigación habían asegurado que el Pago Fácil funcionaba dentro del Walmart, el gerente de Relaciones Institucionales de ese hipermercado, Juan Pablo Quiroga, aclaró que el episodio ocurrió «en un local de pago de facturas ubicado en el extremo final de galería comercial», «fuera de la línea de cajas» y que nada tiene que ver la empresa con el robo.

Con pasamontañas

Según las fuentes, cuando los portavalores volvían al camión con las sacas en su poder, fueron interceptados por un grupo comando de entre cinco y siete ladrones que portaban armas largas, vestían prendas verdes y marrones camufladas y tenían chalecos antibalas y el rostro cubierto con pasamontañas.

«Algunos testigos hablan de cinco delincuentes y otros de seis pero aparentemente actuaron siete. Tenían ropas similares a las de los uniformes del servicio penitenciario y portaban armas largas», señaló una fuente judicial.

Los asaltantes redujeron a los tres custodios, les robaron sus respectivas pistolas Browning calibre 9 milímetros, tomaron las dos sacas con dinero que transportaban y huyeron en dos camionetas. «Afortunadamente no hubo ni un solo tiro y nadie salió lastimado. Al verse superados en número y armamento, los custodios decidieron entregar el dinero y sus armas sin oponer resistencia», dijo otro de los investigadores.

Un cuarto vigilador que actuaba como chofer, se quedó dentro del camión blindado, como indica el protocolo, y no intervino. Según detalló una fuente judicial, la empresa le informó esta tarde a los investigadores que el monto del dinero que transportaban los custodios en las sacas era de tres millones de pesos aproximadamente.

A unas diez cuadras del centro comercial, en la intersección de las calles San Nicolas y Darwin de Sarandí, fue encontrado abandonado uno de los vehículos usado por la banda, una camioneta Fiat Ducato blanca que tenía dos patentes distintas: CJV205 y CRM601. Uno de los voceros indicó que la camioneta Fiat tenía pedido de secuestro como robada desde el año pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 9 =