Rechazo a la validación de las colonias israelíes por parte de EEUU

El gobierno autónomo palestino y la comunidad internacional rechazaron la decisión de Estados Unidos de dejar de considerar ilegales las colonias de Israel en la Cisjordania de los palestinos. Por el contrario, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la “histórica” decisión y se manifestó “muy conmovido” por el anuncio hecho el lunes por el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

La ONU, la Unión Europea (UE) y Rusia subrayaron que la iniciativa no cambia la realidad de que los asentamientos israelíes son ilegales, mientras que la Liga Arabe condenó la medida unilateral, que revierte décadas de política exterior estadounidense. Pompeo explicó que, luego de realizar consultas legales, Washington concluyó que el establecimiento de las colonias “no es, per se, incompatible con la ley internacional”, y que confía en las decisiones de los tribunales de Israel. Lo que hace Pompeo es repudiar una opinión legal del Departamento de Estado de 1978, conocida como el memorando Hansell, que declaraba los asentamientos civiles en los territorios ocupados como “inconsistentes con el derecho internacional”. Dicho memorando ha servido de base, durante 40 años, a un consenso básico que cada presidente ha modulado en función de su postura. La decisión deja a Estados Unidos a contramano de una parte sustancial de la comunidad internacional y desconoce resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que declara ilegales los asentamientos. La Justicia israelí, sin embargo, ha declarado legales a la mayoría de las colonias más grandes.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos dijo que “el cambio de posición política de un Estado no modifica las leyes internacionales, ni las interpretaciones que de ellas han hecho la Corte Internacional de Justicia y el Consejo de Seguridad de la ONU”. La UE reiteró que sigue considerando ilegal toda actividad de colonización israelí en Palestina.

Netanyahu saludó la decisión al visitar ayer un bloque de asentamientos en Gush Etzion, en Cisjordania, al sur de Jerusalén. “Aquí estamos en un día histórico con otro logro tremendo para el Estado de Israel”, dijo ante autoridades de los asentamientos. “La administración Trump ha corregido una injusticia histórica y se ha alineado con la verdad y la justicia”, agregó. Más de 600.000 israelíes viven en colonias en Cisjordania y Jerusalén este, entre más de 3 millones de palestinos.

Israel tomó control de esos territorios durante la Guerra de los Seis Días de 1967. Entonces derrotó en tres frentes a Egipto, Jordania y Siria, además de otros varios países árabes que enviaron tropas a la guerra. Jordania perdió Cisjordania, las tierras al oeste del río Jordán. El reino árabe no volvió a reclamar esas tierras y en 1988 renunció formalmente a ellas en favor de los palestinos. Así pasaron a ser parte central del futuro Estado palestino.

Serie de medidas a favor

El anuncio de Trump y Pompeo es el último de una serie de medidas a favor de Israel adoptadas por el gobierno del republicano, entre ellas el reconocimiento de la disputada Jerusalén como capital de Israel. Los árabes y europeos sostienen que envalentonarán aún más al movimiento colonizador israelí y que podrían dificultar acciones legales contra Israel. La Liga Arabe habló de un “acontecimiento extremadamente adverso”. Egipto y Jordania, los dos únicos Estados árabes que han firmado tratados de paz con Israel y lo reconocen como Estado, criticaron también agriamente el cambio de política estadounidense. El canciller jordano, Ayman Safadi, advirtió de “consecuentes peligrosas”.

El negociador en jefe de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Saeb Erekat, dijo que la ANP tomará medidas para rechazar la decisión de Estados Unidos, incluyendo convocar un debate en el Consejo de Seguridad. “Vamos a ir a la Asamblea General (de la ONU) y vamos a pedir a la Corte Internacional de Justicia que abra una investigación judicial oficial”, agregó. El giro de Estados Unidos fue interpretado como un intento de cambiar el contexto legal de una serie de demandas y denuncias abiertas contra Israel. La máxima instancia judicial de la UE falló la semana pasada que los países del bloque deben identificar con etiquetas los productos de colonias israelíes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + quince =