Prisión a tres hombres por el homicidio de otro tras un cumpleaños

Diego Alberto Mariño, que cumplió 28 años el viernes pasado, estaba el domingo en la casa de su hermana en Eva Perón al 1900, en lugar conocido como «Camino Muerto» de Granadero Baigorria celebrando una serie de cumpleaños que se dieron en julio en su familia. Según sus allegados «todos habían tomado mucho». En un momento Diego tuvo una discusión con tres personas, una de ellas aparentemente su primo. Eso derivó en una pelea donde lo apuñalaron y murió. El fiscal Ademar Bianchini imputó a Ezequiel G., de 22 años y apodado «Napio» y a Claudio G, de 39 y conocido como «Ojito» como coautores de homicidio simple. A «Yoni» G., de 19, le atribuyó homicidio simple, violación de domicilio y amenazas coactivas calificadas por el uso de arma. La jueza Hebe Marcogliese dictó prisión preventiva efectiva por dos años a los tres imputados.

Según la evidencia reunida por fiscalía a partir de relatos de testigos, los tres atacantes «interceptaron a la víctima, quien se encontraba junto a su novia en la vía pública, y luego de perseguirlo y haber ingresado la víctima a una vivienda en busca de refugio, irrumpieron allí para agredirlo con diferentes elementos». En ese momento Jonatan G. le ocasionó una herida de arma blanca, lo que provocó el fallecimiento de Mariño.

Esa misma tarde la policía entrevistó a Ramón, de 63 años y padre de la víctima, quien contó que habían estado en ese cumpleaños en la casa de otra de sus hijas, hasta que en un momento su hijo le dijo que volvería a su casa, en barrio Nuevo Alberdi.

Luego contó que escuchó gritos que venían de afuera. «Un amigo de mi hijo me dijo que lo habían corrido y lo apuñalaron», sostuvo. Mariño había caído sobre las vías tras ser atacado en la calle. Fue perseguido por tres hombres, uno de los cuales era su primo, y una vez que lo acorralaron comenzaron a darle patadas y trompadas.

En la pelea, situación que se supo en la audiencia imputativa, la víctima se había resguardado en una casa y de allí también huyó a las corridas; cuando lo alcanzaron uno de los agresores le clavó una cuchilla en el pecho a la altura del corazón. Alrededor de las 21 del mismo sábado la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvo a los ahora imputados.

Al enterearse de la salvaje agresión el padre, Ramón, lo llevó hasta el hospital «Eva Perón», pero Mariños llegó muerto. Pesquisas de Homicidios lograron dar con Yamila Miriam G, pareja de la víctima, quien explicó que al salir de la segunda casa se les acercaron «Yoni, Rama y Ojito» y discutieron con Diego, quien salió a las corridas.

En la carrera la víctima tropezó y al caer al piso los otros tres comenzaron a golpearlo. «Después se sumó a la golpiza el apodado «Napio» y podría ser el que lo apuñaló», según dijo la testigo. El cuchillo no fue hallado.

A las 21 del sábado personal de la división Homicidios irrumpió en una vivienda de la misma localidad y detuvieron allí a uno de los sospechosos, en tanto los otros dos cayeron momentos después.

hospital. El Eva Perón, donde el domingo murió Diego Mariño, de 28 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − catorce =