Por el zarpazo olímpico

El brindis de fin de año de Las Panteras será fugaz y limitado, pero seguramente guardará en secreto el mismo sueño colectivo, aunque las encuentre en mesas separadas: el de clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El seleccionado argentino femenino de vóley será uno de los primeros conjuntos albicelestes en tener que salir a competir en la nueva temporada y enfrentará, desde el 7 de enero, el que en principio es su reto más importante, el Preolímpico de Colombia, que otorga la última plaza continental para estar en la máxima cita del deporte mundial, en julio próximo en tierras niponas.

   Tal como ocurrió hace cuatro años, cuando el equipo argentino asumió esta responsabilidad en la ciudad de Bariloche, de nuevo el inicio del año las tendrá buscando ese objeto de deseo: los Juegos. Cuando lo consiguieron en 2016 escribieron la historia grande, al ser la primera selección femenina de su deporte en unos Juegos Olímpicos, tras 52 años de búsqueda. En ese plantel y en ese proceso estuvo la rosarina Marcia Scacchi, que finalmente quedó afuera de los partidos definitivos pero fue clave junto al equipo, sobre todo en la preparación de esos días, por experiencia, potencia y juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + cuatro =