Piden captura de la pareja de la avioneta.

La Justicia Federal de Santa Fe pidió la captura nacional e internacional de una pareja afincada en la capital provincial bajo la sospecha de haber trasladado y escondido unos 200 kilos de marihuana y cocaína que ingresaron al país en una avioneta que el 22 de febrero tuvo un aterrizaje forzoso en un camino rural del departamento San Justo. Por el hecho ya fueron detenidos el piloto de la aeronave, de origen paraguayo, y un policía provincial que espera ser juzgado por otra causa narco.

El hecho se descubrió hace once días cuando en un camino rural de Naré, un poblado de 500 habitantes ubicado en el departamento San Justo y a unos 310 kilómetros al norte de Rosario, bajó de emergencia una avioneta roja y blanca matrícula ZP-X060 que quedó enganchada en el alambrado de un campo.

La investigación quedó en manos del fiscal federal Walter Rodríguez, quien había sido notificado por el propio ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, sobre el dato que tenían los agentes de la Agencia de Investigaciones Criminales (AIC) sobre una aeronave “proveniente de Paraguay que ingresó a territorio nacional de manera irregular con destino a la provincia”.

En ese marco se notificó a la policía santafesina que encontró en el mencionado lugar la avioneta sin ocupantes ni droga en su interior. Pero a partir de algunos testimonios recabados entre habitantes de la zona que vieron el aterrizaje y la llegada al lugar de dos vehículos en los que se cargaron varios bultos, los pesquisas pudieron llegar hasta el piloto de la aeronave, Juan Adrián Fleitas González, a quien sorprendieron en la localidad de Gobernador Crespo cuando escapaba en un remís hacia el norte para regresar a su país con 30 mil pesos en sus bolsillos.

El recorrido

De acuerdo a la declaración del piloto, una vez que aterrizó y descargaron la droga, viajó en el Fiat Palio conducido por el ex policía Carlos Alberto “Pipi” Maldonado hasta Laguna Paiva escoltado por el Ford Focus al mando de Claudio “Pulga” Casco, dos hombres ligados a otras causas narcos. En esa localidad cercana a la capital santafesina los dos coches arribaron a una casa con galpón donde se bajaron todos y se habría descargado la droga. Tras ello, el piloto de la avioneta se subió al Focus de Casco y fueron hasta Santa Fe con la escolta de Maldonado. Allí, Casco pidió un remís para que traslade a Fleitas a un cruce fronterizo ilegal con Paraguay. Pero en el camino fue interceptado por la policía y quedó detenido.

Lo dicho por el piloto ante la Justicia permitió identificar a los demás integrantes de la organización y el sábado pasado fue detenido el ex policía “Pipi” Maldonado en la localidad de Tostado mientras trataba también de llegar a Paraguay. Ese mismo día se realizaron 12 allanamientos en Santa Fe, Lanús Oeste y Laguna Paiva en busca del ex uniformado ligado a otra resonante causa narco (ver aparte).

Para los pesquisas, Maldonado fue el hombre que llegó al lugar donde bajó la avioneta en un Fiat Palio azul y retiró la marihuana y algo de cocaína. Según el piloto paraguayo, mientras trasladaban la carga se les unió “Pulga” Casco, al mando de un Ford Focus rojo luego identificado también a través de cámaras de seguridad.

En ese sentido, en el expediente judicial se sotiene que el piloto, el ex policía y los prófugos Casco y su pareja, Lorena Guadalupe Melgarejo, fueron quienes se llevaron el cargamento en los dos vehículos. Como Casco y Melgarejo no fueron localizados, el fiscal Miño pidió a su par Walter Rodríguez que ordene la captura de ambos.

Tanto Casco como Melgarejo (condenada a 6 años y 3 meses de prisión en 2006 por venta de estupefacientes, pena que cumplía bajo arresto domiciliario por estar al cuidado de tres pequeños hijos; y apresada nuevamente en 2008 por otro contrabando de drogas aunque permaneció en su hogar cumpliendo la sentencia) ya figuran en otra causa que tiene como acusados a varios agentes de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal por proteger a bandas narcos.

Se trata de la pesquisa que lleva adelante el fiscal Gustavo Onel, a quien los policías que puso a investigar a la organización le jugaron al revés y lejos de perseguir al grupo les brindaron protección. Lo que quedó reflejado el año pasado cuando desarticularon la red de complicidades de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal con sectores narcos. En el caso concreto de “Pulga” Casco quedó claro que los agentes federales Cristian Bogetti, Darío Duarte y Lucas Bustos encubrían las actividades de la banda.

En tanto, los investigadores determinaron que la organización narco no sólo habría actuado en la Argentina ya que el análisis del GPS de la avioneta desnudó que la misma hizo viajes a Uruguay y Brasil, por lo que se cree estar “en presencia de una organización de carácter internacional”. Además, en los registros migratorios argentinos figuran una docena de viajes realizados en un año por Melgarejo en el Ford Focus rojo para buscar droga en Paraguay, Brasil y Bolivia.

“La clave para dar rápidamente con la banda fue la coordinada acción de los investigadores de la AIC, que tuvieron instrucciones precisas del ministro Saín de conformar una mesa de inteligencia y otra operativa para dar con los delincuentes, todo ello con la dirección técnica del fiscal Walter Rodriguez”, comentó un investigador al portal de noticias santafesino “zonacritinaonline.com”. Y destacó que fueron útiles en el caso las cámaras de videovigilancia ubicadas en la vía pública para seguir el recorrido de los vehículos que intervinieron en la maniobra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =