Perotti busca apoyo para aprobar el proyecto de ley de necesidad pública

Mientras el gobernador Omar Perotti se apresta a presentar ante empresarios y sindicalistas a los que convocó para hacer una exposición de los números de la provincia a cuarenta y cinco días de haber iniciado su gestión, la Casa Gris pisará el acelerador a fondo en las próximas horas en la búsqueda de los consensos parlamentarios que le posibiliten avanzar en febrero, cuando se reanuden las sesiones extraordinarias en la Legislatura santafesina, con el proyecto de ley de necesidad pública.

El despacho del ministro de Gobierno Esteban Borgonovo se constituirá entre hoy y el jueves en el epicentro de las reuniones que mantendrá, por separado, con representantes partidarios y legislativos de la Unión Cívica Radical y el Socialismo, los socios mayores del Frente Progresista.

Sucede que el interbloque de la principal fuerza opositora en la bota constituyó un escollo insalvable en la Cámara de Diputados, donde la coalición progresista cuenta con amplia mayoría, para las nonatas iniciativas de emergencia económica y en seguridad que Omar Perotti envió en diciembre pasado.

“Está todo muy fluido”, anticipó el clima previo Borgonovo a este diario, mientras ayer acomodaba su agenda para recibir a la cúpulas opositoras. Para este renovado intento en el ansiado afán de la administración justicialista por obtener las herramientas financieras y económicas que le permitan afrontar lo que definieron desde el mismo momento en que Perotti se calzó la banda de gobernador como de “emergencia”, decidieron barajar y dar de nuevo no sólo desde lo estrictamente semántico.

Ahora no sólo las leyes de “emergencia” serán reformuladas como de “necesidad pública” ante las delegaciones opositoras. Además la Casa Gris se avino a otorgarle a los gobiernos municipales y comunales “las mismas herramientas” económicas y financieras de las que dispondría el Ejecutivo provincial en caso de sancionarse el mensaje oficial. Así lo vienen demandando intendentes y jefes comunales del oficialismo y la oposición que la semana pasada se entrevistaron con los ministros Borgonovo y de la Gestión Pública Rubén Michlig, en un cónclave al que algo más que simbólicamente se sumó sin previo aviso el propio mandatario santafesino.

Como informó este diario, tanto el radicalismo como el socialismo santafesinos supeditaron en forma expresa un eventual apoyo a los proyectos que el Poder Ejecutivo prevé reingresar al Parlamento santafesino para ser tratados en las primeras semanas de febrero a que se atienda en esas normativas la grave situación que atraviesan los municipios y comunas.

Una fuente de la UCR deslizó en estricto off ante LA CAPITAL la semana que pasó al cabo de la reunión del foro de intendentes partidarios que “si la postura de la Casa Gris es repetir el escenario que se dio con los proyecto de emergencia y sin contemplar las necesidades de municipios y comunas correrán la misma suerte que en diciembre”.

De allí la trascendencia que adquirirán los cónclaves que se sucederán esta semana en el primer piso de la Casa Gris, como prólogo de lo que pueda acontecer en febrero cuando los proyectos recalen una vez más en la Legislatura santafesina.

Además de conceder los reclamados fondos a municipios y comunas, el Ejecutivo proyecta incluir en materia económica y financiera una prórroga para la autorización de endeudamiento por 500 millones de dólares para obra pública, una autorización para emitir letras a mediano plazo (3 a 4 años), la recomposición del Fondo Unificado de Cuentas (Fuco) y el congelamiento de tarifas, entre otros ítems.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − dieciocho =