Perlitas del Deporte

La tarde del 2 de junio de 1974, Newell’s cambió la historia: su futuro no sería nunca, como el de Gimnasia, en La Plata.
Último partido del cuadrangular final del campeonato Metropolitano, por sorteo se jugó en la cancha del clásico de toda la vida. La cosa arrancó torcida para el rojinegro, antes del cierre de la primera etapa, Gabriel Arias desde los doce pasos puso el 1 a 0 para el local. A los 24 del segundo tiempo, Carlos Aimar marcó el segundo. Parecía que regresaban los fantasmas de 1971. Pero un minuto después, apareció Armando Capurro y descontó. Y a diez del final, Mario Zanabria, con su zurda maravillosa, convirtió un golazo al ángulo que no pudo detener el arquero Carlos Biasutto. El milagro sucedió. Central debía ganar, para forzar un partido desempate, a la Lepra le alcanzaba con el empate para coronarse por primera vez en su historia.
Y así fue, hubo algunos incidentes que vistos desde la óptica de hoy, serían como una película de Heidi. Algunos hinchas regresaron, faltaba nada y perdían con Central. Newell’s campeón por primera vez. Esa fiesta sigue hasta nuestros días, y seguirá por siempre. La historia, recordará que a Rosario Central la selección nacional, le sacó a sus dos mejores jugadores: Kempes y Poy, pero el título se fue para el Parque. Newell’s campeón, Central subcampeón. Los tiempos en que Rosario era la capital del fútbol argentino, algo hoy…muy lejano. Juan Carlos Montes se consagró como el DT, más joven del fútbol argentino en lograr un título. El pasado domingo falleció, era una gran persona. Un señor, la humildad total. El técnico que en 1976, siendo el entrenador de Argentinos Juniors, mandó a la cancha a un pibe de 15 años, Canción, como le decían, hizo debutar nada más y nada menos que a Diego Armando Maradona. El diez de todos y todas!

Daniel Ciúffoli – MR Audiovisual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 14 =