Pacto social: gremios leen la letra chica

El pacto o contrato social, la propuesta madre que Alberto Fernández postula como parte de su plataforma electoral, se plantea hoy como un cúmulo de intenciones del propio candidato y sus economistas, pero también por aquellos gremios que abrazan la idea. Algunos celebran la iniciativa y le suman ingredientes (condiciones), mientras que otros, más desconfiados, miran de reojo el ambicioso plan tripartito de unir a gremios, empresas y gobierno en un solo cometido, temerosos de que una vez más el sacrificio pase por la clase trabajadora. Antes que imposible, lo consideran indispensable, pero sostienen que sólo será viable si se garantiza el esfuerzo igualitario de todos los sectores involucrados.╠

Con todo por acordar, redactar y firmar, el juego se abre desde ahora, sin definición de largada. Y cada parte interpreta el relato según su óptica y sus expectativas, a la vez que transmiten el mensaje de lo que pretenden llevar a esa gran mesa que se plantea como un espacio de solidaridad, entrega y sacrificio por igual.╠

En ese sentido, los gremios que por estos tiempos llevan la delantera en las negociaciones paritarias, no se guardan advertencias en cuanto a que sólo apoyarán el plan siempre y cuando se garantice el esfuerzo conjunto de las partes. Y preparan la lupa, atentos a la “letra chica”.╠

Otro tema que queda en claro es que, pese al reciente pedido que desde ya Alberto Fernández ha hecho a los gremios nucleados bajo la figura de la Confederación General de Trabajo (CGT) _cuyos dirigentes avalarían, pero sin acuerdo oficial hasta el momento_, las organizaciones sindicales dejan entrever que no estarían de acuerdo en resignar en absoluto el derecho a protestar, ni abandonarán la calle.╠

“Veremos los pormenores de ese acuerdo. Ojalá que no haya letra chica y que no terminen perjudicados los trabajadores y los que menos tienen. Es necesario que los dirigentes que estén a cargo de esa negociación (el pacto social) entiendan que hay una necesidad y que la necesidad no se ajusta a los tiempos de los dirigentes y políticos sino a las que tiene el pueblo argentino, y por sobre todo a los trabajadores”, enfatizó Daniel Yofra, secretario general de la Federación de Trabajadores Aceiteros.

“No leí los papeles, hay que ver la letra fina. Porque si van a quedar otra vez los trabajadores abajo y arreglamos de acá para arriba, no sirve. Pero si se hace como corresponde, liberando primero los sueldos y agregando algunas cosas, estaremos de acuerdo (con el pacto social) para que el país salga adelante. Sirve si discutimos todas las partes en la mesa. Ojalá que se llegue a un acuerdo y que sea viable para todos”, dijo Marcelo Barros, secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) Seccional Rosario.╠

“Si se discute, no se perjudica al trabajador y si va a haber trabajo, ¿cómo vamos a tener problema?”, expresó el dirigente, quien consideró que al país “o lo sacamos entre todos o no lo saca nadie, como dijo Perón”. Y dijo que el arranque de la próxima gestión presidencial “de arranque hay que darle de comer a la gente que tiene hambre”, y respecto del sector que representa, “hay que ayudar a las autopartistas, pequeñas y medianas empresas, para que de abajo para arriba empiecen a producir para las grandes terminales, porque son las que dan más trabajo”.╠

Antonio Donello, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica de Rosario (UOM), advirtió que es preciso “ver cómo va a ser todo y si es la manera de salir adelante, seguramente apoyaremos. Pero siempre y cuando que veamos que el esfuerzo va a ser en común y de todos los sectores, y no siempre de uno que es el del trabajador”.╠

“Si tal condición se cumple, y si nuestros trabajadores van a poder llegar a fin de mes, comer todos los días y cumplir con sus obligaciones de pago, seguramente vamos a acompañar”, agregó.╠

“Sabemos que esto no va a ser fácil, que vamos a tener que poner el hombro todos los sectores, pero con una propuesta clara, sincera y visible, que la podamos llevar a cabo y demostrando que todos estamos haciendo el mismo esfuerzo, sin que ninguno saque ventaja. Creo que si somos argentinos, todos vamos a poner el hombro”, consideró el dirigente metalúrgico.╠

Para Donello, la viabilidad de la iniciativa la va a garantizar “el esfuerzo compartido con un objetivo en común, que es sacar al país del estancamiento y la crisis en que está. No vamos a poder discutir salario si no tenemos trabajo, si no tenemos fábricas abiertas. Acá hay que reactivar la economía, el mercado y el consumo interno para poder empezar a producir y para eso todos vamos a tener que hacer un esfuerzo. Nadie se va a oponer a sacar esta situación adelante, salvo que no quiera a su país: acá o nos salvamos todos o no se salva nadie”, dijo.╠

■□El dirigente de la UOM remarcó en que este “objetivo común que es levantar al a país”, también es necesario asegurarse de “que nunca más volvamos a pasar por esto, sobre todo por nuestra juventud, nuestros hijos y nietos”.╠

Analía Ratner, secretaria general de la Asociación Bancaria de Rosario, aclaró que si bien “como sindicamos estamos fuertemente apoyando la formula Fernández-Fernández y estamos de acuerdo con este pacto social que se debe darse, valoramos que ese pacto sea en realidad antes de asumir, y no como lo quiso hacer el actual presidente de la Nación para repartir, de alguna manera u otra manera, la responsabilidad de su mala administración”.╠

“Sabemos que se vienen tiempos muy díficiles y que va a ser muy necesario que, como sociedad, estemos todos unidos”, indicó la dirigente y celebró la unión de la CGT y la CTA. “Este tipo de iniciativas son necesarias porque se viene una profunda crisis el año que viene por vencimientos de deuda, el Fondo Monetario Internacional no desembolsó lo que había prometido y creemos que Fernández viene a cambiar esa situación. Estamos esperanzados con eso. Y por eso somos de los que pensamos que los gremios tenemos que formar parte de ese pacto, sin que ello signifique en ningún sentido renunciar a derechos ni a la defensa de éstos”.╠

Finalmente, desde la Asociación Empleados de Comercio de Rosario confirmaron su postura: “Somos partidarios que haya un pacto social siempre que en el mismo estén incluidos, con participación activa, los trabajadores organizados, que son los verdaderos creadores de la riqueza del país”.╠

Más que precios y salarios╠

El secretario general la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) nacional y secretario adjunto de la CTA Autónoma, Hugo Godoy, dijo desconocer detalles de la propuesta de Fernández y consideró que “hasta ahora lo único que hay es la formulación de la intención” de un contrato social.╠

Al respecto, el dirigente señaló que, de haber un acuerdo, éste “no debe quedar limitado a una cuestión de precios y salarios: debe incluir terminar con el hambre, fortalecer el mercado interno, desdolarizar el precio de tarifas y de los commodities en el mercado interno y fortalecerlo como base principal del desarrollo productivo del país, con un rol mas activo y protagónico del Estado en ello. Además, la realidad es que los trabajadores venimos con el drama del hambre y la pobreza, que deben ser las prioridades principales para resolver en lo inmediato”.╠

Un pacto social “es viable si hay generosidad. Acá hay sectores que se han enriquecido y se han beneficiado extraordinariamente. Lo primero que diría es que espero que no boicoteen ningún proceso de cambio y lo segundo, que sean solidarios y se avengan a compartir parte de las riquezas que han acumulado en desmedro de los sectores populares, para que éstos puedan recomponer la situación del consumo, de la soberanía alimentaria como cuestión primera y fundamental para erradicar el hambre. Entonces la viabilidad o no, se va a ver en los hechos”, concluyó.╠

En ese rumbo, Godoy recordó que la CTAA forma parte de la Mesa de Diálogo por el Trabajo y por la Vida Digna, un conjunto de organizaciones sindicales, empresariales, cooperativistas, religiosas, productivas del campo y la ciudad “que hemos planteado un documento político cuyo título es bastante definidor: ‘Hacia una patria basada en el trabajo y la solidaridad’, en el que precisamente hemos planteado la necesidad de una convocatoria multisectorial para el diálogo y la construcción de consensos para el desarrollo productivo del país. O sea que creemos que el ámbito, no importa como se lo llame, necesariamente debe incluir una discusión abierta sobre los diversos aspectos de la política económica, social, cultural y productiva del país”.╠

Gestos╠

En nombre de la paz social, uno de los elementos de un proyecto del que no se conoce la letra pero que se va construyendo a partir de los discursos y actividades de campaña del Frente de Todos, Fernández pidió una tregua a los sindicatos de la CGT acaso para llegar con calma al 10 de diciembre _y que no se lo acuse de agravar la crisis en la transición_ y para transcurrir los primeros meses de gestión sin conflictividad y poder implementar medidas estructurales. Sin embargo, organizaciones sociales y sindicatos no confederados desde ya dejan en claro que no abandonarán la protesta ni la calle como escenario de lucha por derechos.╠

Así lo dejó en claro, por ejemplo, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) ante el pedido del candidato presidencial de “evitar salir a la calle”, en el marco de un acampe piquetero en la avenida 9 de Julio hace poco más de un mes. A través de una carta, la agrupación advirtió que “las organizaciones no debemos abandonar las calles bajo ningún gobierno”. La protesta se había montado en reclamo de una prórroga de la emergencia alimentaria, aumentos de partidas de mercaderías y de apertura e incremento de los montos destinados a programas de ayuda vigentes para desocupados.╠

Otro gesto de no claudicación de los reclamos y protestas lo dieron recientemente los gremios de pilotos enrolados en la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (Uala) y en la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (Apla) que rechazaron en dos oportunidades el pedido de Fernández de desistir de un paro de 48 horas por un reclamo paritario, y finalmente en una tercera conversación, accedieron.╠

En todo momento, el candidato respaldó el reclamo de los pilotos al entender que “también son víctimas del descuido del gobierno”, pero consideró que “no es un buen momento” para tomar medidas de fuerza (en la previa electoral) y que “el maltrato que reciben los que trabajan no se resuelve castigando a los usuarios”. Por su parte, los pilotos decían que también entendían el pedido de Alberto, pero que no podían dejar de protestar, porque la paritaria está vencida y hace 11 meses que sus sueldos están congelados.╠

Finalmente Fernández se reunió con el titular de Apla, Pablo Biró, uno de los impulsores de la medida de fuerza, y se desactivó el paro, pero tras recibir el compromiso de la empresa Aerolíneas Argentinas de formalizar una nueva propuesta esta semana, dentro de un espacio de mediación abierto por el Ministerio de Producción y Trabajo. Al cierre de esta edición, ambos gremios rubricaban el acuerdo salarial de un 15% de aumento en dos tramos: un 10% entre los haberes de octubre y noviembre, y el 5% restante en el mes de diciembre.╠

“La conflictividad la genera la desigualdad. Y si hay un gobierno que define prioridades para atender la situación de los sectores más castigados por las políticas neoliberales y una política que no se rinde ante las imposiciones del FMI sino que plantea alternativas de otro tipo, como un Estado más activo para resolver estos problemas, naturalmente va a encontrar correspondencia en la actitud de los distintos sectores populares de acompañar medidas de solución a los graves problemas que tenemos”, señaló Godoy.╠

Y reflexionó: “Eso no tiene nada que ver con una tregua al futuro gobierno, que tiene que plantear las nuevas medidas. A los que no se la puede dar es a los grupos económicos que están evadiendo riqueza, que fugan capitales y que privilegian sus intereses sectoriales en contra de los mayoritarios de la población. Si éstos siguen así, el pueblo argentino no le vamos a dar tregua, porque necesitamos políticas de Estado que prioricen la producción, el trabajo, la soberanía nacional, la justicia social y la unidad latinoamericana. Si trabaja en estos intereses, el nuevo gobierno va a tener un respaldo popular”, remató el secretario general de ATE y adjunto de la CTAA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − cinco =