No hay nada que reprocharse

La derrota duele por definición. Y más cuando la ilusión se hace grande, como fue en el caso de Los Pumitas. Pero el camino sigue. El segunda línea Lucas Bur fue uno de los pocos que, en el medio de la tristeza lógica y con la sangre aún caliente, pudo analizar el partido.

“Teníamos la ilusión de estar el sábado que viene en la final, pero no se dio y no hay nada que reprocharse”, confesó el forward de Jockey Club tras el partido.

“Ellos dieron un poco más, eran un poco más fuertes… Lo sabíamos, lo estábamos esperando, pero en el partido no pudimos resolverlo. La defensa australiana fue muy buena y nosotros las oportunidades que tuvimos no las aprovechamos”, continuó Bur.

“El clima no influyó, la pelota estuvo difícil para los dos equipos. Creo que ellos tuvieron más resto físico y supieron aprovechar las chances que tuvieron”, prosiguió.

Finalmente, a manera de balance, Bur volvió a destacar: “Nosotros, todo lo que teníamos lo dejamos en la cancha. No se dio, por eso hay que dar vuelta la página y vamos a tratar de subir al podio el sábado que viene”.

Por su parte, el entrenador José Pellicena dijo que “en cuanto a la generación del juego, Australia defensivamente fue muy sólido y además no nos permitió tener pelotas de calidad y rápidas desde la obtención y los puntos de encuentro. Eso nos condicionó. El punto estuvo ahí: nos complicó, nos metió presión y nosotros no pudimos resolverlo en el momento en que debíamos hacerlo para marcar. No obstante, con el trabajo de estos chicos me saco el sombrero”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =