Newell’s y sus inauguraciones con una selección nacional enfrente

Los rojinegros estrenaron en 1997 el actual Coloso contra el Sub 20. En 1966 habían hecho lo propio con la iluminación contra un Sub 23 en el que jugó Aldo Poy y Angel Zof fue el técnico leproso.

Newell’s, como buena escuela de divisiones inferiores que es, tiene un par historias particulares relacionadas con algunas de las inauguraciones y la selección juvenil argentina. De hecho, hace más de dos décadas, en 1997, cuando presentó en sociedad la primera remodelación del actual Coloso del Parque, hoy Estadio Marcelo Alberto Bielsa, lo hizo enfrentando a un Sub 20 de nuestro país. Toda esta historia surgió a partir de aquel recordado partido de la selección rosarina ante la argentina, con la figura de Tomás Felipe Carlovich. Ese partido recordado en estos días por la trágica muerte del Trinche disparó estos otros encuentros ante equipos albicelestes, esta vez con Newell’s de protagonista y siempre en su estadio.

Aquel 20 de marzo de 1997, la lepra, con mix de titulares y suplentes, cayó 3 a 2 con el Sub 20 de José Pekerman que 107 días después, el 5 de julio de 1997, se consagraría campeón del mundo de la categoría en Malasia. Los goles del equipo de Mario Zanabria fueron convertidos por Víctor Toledo y Matías Pavoni. Mientras que para el Sub 20, que contó con seis futbolistas leprosos, anotaron Diego Quintana, Luis Calvo y Sixto Peralta. Precisamente, Quintanita fue el autor del primer gol en el Coloso y Víctor Toledo el primero de Newell’s. La lepra salió a la cancha con: Sebastián Cejas (Rolando Cristante); Ariel Ruggeri, Diego Crosa, Juan Pablo Vojvoda y Daniel Fagiani (Gabriel Heinze); Diego Mateo, Damián Teres, Pablo Guiñazú (Diego Pavoni) y Gastón Liendo (Pablo Pooli); Víctor Toledo y Bruno Giménez (Sebastián Cobelli). Zanabria hizo un mix porque tres días jugaría en forma oficial ante Huracán, la victoria fue por 2 a 0, llegó a la cima del Clausura y Bruno Giménez marcó el primero oficial leproso en el remodelado estadio.

Mientras que el Sub 20 lo hizo con Leonardo Franco (Cristian Muñoz); Martín Román, Facundo Quiroga, Juan Serrizuela y Walter Samuel (Sixto Peralta); Aldo Duscher, Fabián Cubero, Luis Calvo (Facundo Elfand) y Pablo Aimar; Diego Quintana (Mauro Gerk) y Martín Perezlindo (Damián Manso). Impartió justicia Angel Sánchez.

Pero hay otra historia parecida que no es muy conocida.

Treinta años atrás de este acontecimiento, más precisamente el 17 de noviembre de 1966, Newell’s inauguró un nuevo sistema lumínico artificial, “que ubicará a la institución rosarina entre las de estadios mejores iluminados del país”, según rezaba La Capital de esa época. Y para ello invitó a una preselección de AFA Sub 23 creada con miras a futuros eventos internacionales. Este juvenil tenía como entrenador a Miguel Ignomiriello y como preparador físico a Carlos Cancela, quienes un año después, en 1967, vendrían a Rosario Central y formaron la primera escuela de fútbol del club profesionalizando esas áreas de divisiones formativas. Mientras que en Newell’s estaba como entrenador Angel Tulio Zof.

En 1997. El equipo de Zanabria reestrenó el Coloso ante la Sub 20 de Pekerman, luego de dos años de remodelación.

En el amistoso disputado entre la lepra y el Sub 23, el triunfo correspondió al equipo rosarino por 2 a 1, con goles de Juan Fernando Sarrachini y Roberto Ramón Antonio Miretto. Mientras que Salomone marcó el gol de los juveniles argentinos que tuvo la presencia de jugadores de Rosario Central como Ricardo Palma, Héctor Pignani y hasta el mismísimo Aldo Pedro Poy.

Newell’s formó con: Alfredo Gironacci (Juan Carlos Bertoldi); José Bautista Romero (Daniel Musante) y Mario Zanotti; Ricardo Vizzo, Salvador Scoppa y Rubens Nemiña; Juan Fernando Sarrachini (Abayubá Ibáñez), Roberto Aguirre, Roque Avallay (Juan Carlos Gustich), Mario Zucca y Roberto Miretto.

El Sub 23 salió a la cancha con: Agustín Cejas (Carlos Biasutto); Francisco Casal y Roberto Rogel; Carlos Figueroa, Angel Hugo Bargas (Conrado Rabbito) y Roberto Zywica; Héctor Pignani, Ricardo Palma, Daniel Onega (Aldo Poy), Roberto Salomone (Pedro Ornad) y Jorge Castiglia (Ramón Héctor Ponce).

El juez del partido fue el recordado Guillermo Nimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 18 =