Newell’s logró un triunfo ante Aldosivi en el Coloso que vale doble

Lo importante es sumar. En esta lucha por la permanencia lo que valen son los puntos y eso es lo que hizo este Newell’s expeditivo, que ayer volvió a ganar en el Coloso, esta vez frente a Aldosivi y por 2 a 0. Para subir un poco más de posiciones en la tabla del miedo y hundir algo más al tiburón, que empieza a derrumbarse hacia la zona minada. El equipo de Frank Kudelka en esta ocasión no lució, pero fue simple, doblegó al rival y casi nunca puso en riesgo la victoria consumada. Y así sumó el cuarto triunfo consecutivo en el Coloso, donde ganó todos los puntos que disputó en lo que va de la Superliga.

El rojinegro salió con todo el empuje y la necesidad de pegar el golpe con rapidez. Se adueñó de la bocha, lo atacó y lo doblegó enseguida con un golazo de Caccibabue que hizo sacar la modorra de la gente en la mañana dominguera. Casi que los hinchas no se habían acomodado o estaban ingresando a sus sectores cuando el Coloso explotó de emoción. Ese gol le trajo tranquilidad para controlar el juego y aprovechar la desesperación de un tibio Aldosivi.

Incluso con la ventaja, a Newell’s le costó poder dar el golpe letal para dejar por el piso al tiburón, que con el paso de los minutos fue equilibrando el juego, aunque sin punch para inquietar a Aguerre.

Y recién merodeando la media hora de juego los leprosos se asociaron para generar una buena ocasión de gol a través de Albertengo, pero la pelota recorrió todo el arco y se fue sobre la línea de cal. Poco para un Ñuls que buscó el protagonismo absoluto, pero por momentos se vio enredado por un desesperado Aldosivi.

Ese cerrojo que impuso la visita y la presión sobre terreno local obligó al retroceso rojinegro, que en el complemento tuvo que apostar a algún contragolpe con el fin de reducir al rival. Pero la pelota se posó sobre un tiburón que mostraba sus dientes, aunque limados, y que no alcanzaba a lastimar a un rojinegro que defendía el territorio de Aguerre.

Si hay una cualidad de Ñuls es el toque preciso, pero la contienda se transformó por momentos en algo grotesca. Más luchada que jugada y con incesantes faltas. Aldosivi decididamente dio pelea con pierna fuerte y por eso sumó cuatro amonestados, que pudieron ser más. Más allá de todo, los visitantes casi nunca pudieron traspasar la muralla construida delante del arco de Aguerre, quien prácticamente no tuvo actividad.

Aldosivi buscó, pero fue inofensivo. Newell’s está derecho y no perdona, por eso en la primera clara del segundo tiempo le bajó la persiana al cotejo con el grito de Fernández. Partido liquidado a partir de ese instante y para que la alegría primaveral se instale en el Parque.

¡Cuánto que vale esta victoria! Mucho, porque no sólo mantiene a Ñuls en el camino correcto, el de alejarse del terreno empedrado y más ante un rival directo. Por eso el triunfo de ayer no fue uno más, sino de mucha valía para pegar un salto valioso en este objetivo de permanencia y llegar con ánimo al duelo con Boca. Así lo entendieron todos, que gozaron a puro aplauso de la soleada mañana de domingo en el Parque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − cinco =