NEUMONÍA

Si bien el día mundial contra la Neumonía es el 12 de noviembre, en
esta época del año es importante recordar de que se trata y cómo prevenirla.
Se denomina Neumonía a la infección del pulmón, que puede afectarlo en un lóbulo, un sector del lóbulo, el tejido intersticial o a los alveolos causando aquí secreciones purulentas que pueden ocupar el espacio donde se realiza el intercambio gaseoso.
Si bien en los adultos la causa más frecuente de neumonía son las bacterias, también pude ser producida por virus, hongos e inhalación de sustancias químicas. Afecta a cualquier persona pero las más vulnerables son las mayores de 65 años de edad, los lactante o aquellas con alteraciones de la inmunidad (defensas).
Los gérmenes ( virus y bacterias) que producen la enfermedad son contagiosos y normalmente se hallan presentes en las secreciones nasales y orales de las personas infectadas, por lo tanto, al hablar, toser, estornudar o compartir utensilios con dichas personas, el germen se propaga y así se contagia la enfermedad.
SÍNTOMAS
Según sea de naturaleza virosica o bacteriana, los síntomas se mostrarán más o menos acentuados y en un lapso de tiempo acorde a la dolencia, siendo los más característicos:

  • fiebre alta
  • escalofríos
  • tos con expectoración de color amarillo verdoso
  • respiración acelerada
  • dificultad para respirar
  • dolor en el tórax que se agrava al toser o inspirar hondo.
    FACTORES DE RIESGO
  • Tabaquismo
  • alcoholismo
  • grupos de edad extrema, bebés y ancianos
  • estados de debilidad general
  • alteraciones de la inmunidad
  • hacinamiento
  • presencia de insuficiencia cardíaca.
    MEDIDAS PREVENTIVAS
    Algunas de las medidas para prevenir el desarrollo de la enfermedad son:
  • evitar ingesta excesiva de alcohol, y el tabaco.
  • no estar en contacto mi compartir utensilios con personas enfermas
  • al toser o estornudar utilizar pañuelo descartable
  • lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón frecuentemente
  • Evitar asistir a sitios con gran concentración de personas
  • dieta saludable
  • realizar actividad física de forma regular.
  • cumplir con el esquema de vacunación contra la Neumonía
  • prestar atención al estado de salud
  • consultar al médico ante cualquier duda y seguir siempre sus recomendaciones.

Aproximadamente, el 41% de los casos de neumonía requieren hospitalización permaneciendo entre 7 y 10 día en internacion. Los ancianos tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones.
La rapidez de la recuperación dependerá de lo grave que sea la neumonía.
Por eso, para disfrutar de la salud, lo más importante es la PREVENCIÓN.

A la externacion y regreso al hogar, hay que tener en cuenta que, aunque el período crítico ha pasado, la neumonía no se ha resuelto completamente.
El cuerpo tiene una recuperación progresiva(aproximadamente 6 meses) y lo común es que el paciente se sienta cansado y con menos vitalidad de lo normal. Por ello es importante una buena alimentación e hidratación para ir recuperando la actividad habitual poco a poco.
Una de las pautas más importantes que deben seguir los pacientes, es cumplir con los días de tratamiento que le indique el médico.
No se recomienda estar acostado ni en la cama, tiene que estar en movimiento, realizando a la vez ejercicios respiratorios. Comenzando de a poco con caminatas cortas.

*Marcela Dinorfo–MR Audiovisual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =