Maradona: negativo de Covid, positivo de Lepra

Diego exhibe con orgullo en su nueva casa una foto del fugaz pero conmovedor paso por Newell’s. Una caricia para el pueblo rojinegro. El hisopado le dio bien

Diego Armando Maradona, el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, se sometió al test de coronavirus y el martes se conoció que el resultado fue negativo. Por suerte hasta ahora el Dios del fútbol está libre de Covid-19, aunque se trata de una persona de riesgo y en el momento de mayor circulación del virus en Buenos Aires la recomendación médica es que en lo inmediato no se sume a los entrenamientos de Gimnasia y Esgrima La Plata, equipo que dirige desde la temporada pasada. En el marco de esta buena noticia se sumó una imagen simbólica, que reafirma el lazo de amor indestructible entre Diego y Newell’s. Mientras fue hisopado, se destaca una foto colgada en la pared de Maradona con la pelota, sonriente y con la camiseta rojinegra en su paso por el Parque en 1993. Diego tiene lepra, tal como él mismo lo repite cada vez que puede.

   Mientras Diego era hisopado por los médicos, sentado cómodamente en su nueva casa de Brandsen, detrás suyo sobresalió una foto con la camiseta de Newell’s, club en el que tuvo un paso fugaz pero altamente emotivo en 1993, que le generó un romance de por vida con los hinchas rojinegros. Ningún recuerdo o imagen que Diego no quiera ni le guarde un afecto especial está en la intimidad de su casa y él decidió que su presencia por el Parque esté presente en el día a día de su vida.

 También de fondo se observa una imagen de sus inicios en Argentinos Juniors, club en el que debutó en primera división, y seguramente habrá más fotos de la extraordinaria carrera del campeón del mundo en el Mundial de México 1986. Pero está claro que Newell’s sigue presente en la vida de Diego y en su nueva casa eligió colgar una instantánea con la pilcha leprosa.

   No hay ninguna duda de que 1993 quedó grabado a fuego en la historia rojinegra. No fue por un campeonato ni por algún triunfo resonante. Pero desde lo emotivo será inolvidable para el pueblo leproso. Porque se dio la práctica con el estadio repleto de manera espontánea por la presentación de Diego, luego el gran gol a Emelec de Ecuador en un amistoso y los cinco partidos oficiales del Diez en Newell’s. Un flechazo de primavera, que terminó siendo un amor de por vida entre los hinchas y Maradona.

Si hasta Futbolistas Argentinos Agremiados recomendó y la AFA aceptó esta semana que el Día del Futbolista se cambie al 22 de junio, en conmemoración del extraordinario golazo que Diego le hizo a Inglaterra, en el Mundial de México 1986, por los cuartos de final. Aquella vez arrancó en su propio campo y a pura gambeta y velocidad armó el mejor gol de la historia de los mundiales.

   Ahora, en su nueva casa, eligió que una de las imágenes que le alegran cada día refleje su paso por Newell’s. Para algunos puede ser un simple detalle decorativo, para Diego es una experiencia que lo marcó para siempre. Porque la pelota no se mancha y seguramente los buenos recuerdos tampoco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 9 =