Lo esperan en el Coloso

Los hinchas leprosos esperan ver a Pablo Pérez salir por la manga con la camiseta rojinegra. Tal vez no la 8, aunque es el número que lo identifica, pero lo importante es que esté para reforzar al plantel que se está jugando por terminar de salir de la zona complicada del promedio y meterse de lleno en la de copas. Se presumía que ayer se concretaría la vuelta, pero quedaron “detalles” más allá del acuerdo privado al que llegó el volante con Independiente (queda libre), de que Newell’s tiene desde hace días definido el vínculo con el jugador (sería por los 18 meses que le restan del contrato que tenía con el rojo) y a que se deben “ajustar” un par de cuestiones entre ambos clubes. “Somos optimistas”, le confiaron a Ovación desde la plana mayor de la dirigencia, por lo que hoy se sellaría el vínculo en la AFA y Pérez quedaría habilitado para volver a lucir los colores del equipo en el que debutó en primera división y con el que fue campeón en 2013.

Desde el mediodía de ayer se esperaba la “inminente” confirmación de la desvinculación de Pablo Pérez de Independiente, la condición vital para que pudiera firmar para volver a Newell’s. Las reuniones fueron más largas de lo previsible y cuando se cerraba la tarde todo pasó para hoy. Es que había una situación que pocos tenían en cuenta, que la AFA ayer estuvo cerrada porque era el día de los empleados de Utedyc. Entonces, no hubo apuro para confirmar el pase y todo quedó para resolverse a primera hora de hoy para que el jugador pueda venir a Rosario cuanto antes para estar a disposición de Frank Kudelka.

Una de las negociaciones que restan es que la Superliga garantice el cobro de la deuda por parte del futbolista, lo que es primordial teniendo en cuenta el mal momento económico de los de Avellaneda, algo que se haría con un descuento directo entre la entidad que nuclea a los clubes y el rojo, según trascendió de la reunión entre representante, jugador y dirigentes de Independiente.

Lo que debe resolverse también es si Pablo Pérez está para jugar el sábado frente a Estudiantes o si el debut se posterga una semana, hasta el choque del domingo 16 en cancha de Lanús. Es que el mediocampista fue expulsado contra Boca y el tribunal de disciplina lo suspendió “provisoriamente”, cumpliendo una fecha de sanción en la última jornada pero si lo penan con 2 fechas no podrá estar frente al equipo platense. Asimismo, casi no tendría tiempo de entrenar con sus “nuevos compañeros” (conoce muy bien a Maxi Rodríguez y al Gato Formica), aunque como venía jugando en Independiente está en condiciones de, al menos, ir al banco.

pabloperez

La nueva pilcha. Formica, Moreno y Maxi Rodríguez lucen la camiseta oficial 2.

La nueva pilcha. Formica, Moreno y Maxi Rodríguez lucen la camiseta oficial 2.

Justamente la tarjeta roja que le sacaron cuando Independiente era más que Boca (lo echaron a los 75′ y finalizó 0-0) fue la gota que colmó el vaso de los dirigentes del diablo, que buscaron su desvinculación de inmediato, agregado a que buscaban disminuir el costo del plantel (aunque le seguirán pagando en cuotas el contrato). Ahí fue cuando reapareció Newell’s en el radar como posible destino.

La comisión directiva del rojo de Avellaneda acordó ayer con el representante de Pablo Pérez el pago de “un importante resarcimiento más la cancelación de una deuda salarial” para liberarse del contrato más alto del plantel. No se conoció la cifra ni la financiación ni la metodología de pago. Pero lo trascendente para Newell’s es que cerró el vínculo y puede firmar con Newell’s.

“A mí dámelo”, dijo enseguida Kudelka ante la chance de sumarlo y lo contó en conferencia de prensa. Es que el DT lo conoce de su paso por Unión en 2010, cuando el volante volvió de Ecuador (jugó en Emelec en 2009), donde fue transferido por Newell’s, en el que debutó a finales de 2006.

La carrera de volante tras jugar en el tatengue continuó con el primer regreso al parque Independencia en 2011, la participación importante en el título de campeón conseguido con el equipo del Tata Martino en 2013. Eso lo proyectó a España, donde jugó en Málaga, para ser repatriado por Boca en 2015 y pasar a principios de 2019 a Independiente, camiseta que defendió en 33 partidos y con la que convirtió 4 goles.

Ahora resta que se firmen todos los papeles, que el jugador llegue a Rosario y practique con la pilcha rojinegra para que Kudelka le tire la camiseta (la número 8 pertenece a Brian Rivero) y le encuentre un lugar en el equipo.

En 2013. Pablo Pérez fue parte del plantel campeón de la mano del Tata Martino. Ya le pertenecía el número 8 que lo identifica, que ahora es de Braian Rivero. ¿Se lo podrá dar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 14 =