Ley de alquileres: se trabó la negociación de la oposición y suspenden la sesión.

El rechazo de los socialistas, las exigencias de los liberales y una rebelión de los partidos provinciales complicaron todo.

Los referentes de la oposición en Diputados no convocaron a una sesión para tratar la ley de alquileres que dictaminaron este miércoles, porque todavía no tienen garantías de alcanzar una mayoría.

Necesitan 129 votos y si bien esa cuenta surge de los bloques que consensuaron el proyecto, en las horas que siguieron varios se fueron bajando y no hay certezas de alcanzarlo.

Como lo anticipo LPO, los socialistas no están de acuerdo y sin ellos sólo es posible conseguir la ley si la votan a favor los 4 diputados liberales, quienes, como Mauricio Macri, piden la derogación de la norma actual y que no haya ninguna regulación. Tendrían que ceder. 

Los diputados socialistas Mónica Fein y Enrique Estévez no acompañarán la nueva ley de alquileres consensuada  por la oposición y dictaminada este miércoles, por lo que sólo será posible alcanzar una mayoría si respaldan los cuatro liberales. 

“No somos parte del dictamen del resto de la oposición”, que comparte interbloque federal con el trío de cordobeses de Juan Schiaretti y tres peronistas bonaerenses: Alejandro “Topo” Rodríguez, Florencio Randazzo y Graciela Camaño. 

El Frente de Todos defiende su dictamen, que mantiene el trazo grueso de la norma sancionada en 2020, y este jueves fueron respaldados por la federación nacional de inquilinos, que acusó a la oposición de escribir su proyecto con las inmobiliarias. 

Hay confianza en José Luis Espert y Carolina Píparo, pero no en Javier Milei y Victoria Villarruel, quienes podrían aprovechar la ocasión para acusar al PRO de conductas socialistas. Milei, dicen sus allegados, sólo se expresará si ya lo hizo Espert. 

Macri quiso evitar esta situación y presionó para que se vote una derogación, pero en JxC hubo mayoría dispuesta a ir por una reforma. Había reunido a 15 diputados PRO que lo apoyaron, pero no pudieron imponerse. “Vamos por otro error como el del 2020”, se lamentaban. 

El texto final deja precios libres, vuelve los contratos a 2 años y permite actualizarlo entre 3 y 12 meses, según lo que acuerden las partes. Mantiene los beneficios a los inquilinos de la ley original, como un menú de garantías para ingresar y limitar el depósito final a un mes de alquiler.  

Otra sorpresa de las últimas horas es que los partidos provinciales de Río Negro y Misiones, que firmaron el dictamen, se pusieron pretensiosos cuando supieron que serían claves para la aprobación. 

Los rionegrinos Agustín Domingo y Luis Di Giácomo. 

El rionegrino Agustín Domingo pide volver al plazo mínimo de 6 meses para la primera indexación. El misionero Diego Sartori, otro aliado del Gobierno, firmó el dictamen pero en un escenario de extrema paridad y grieta no está seguro de acompañar.

Se sumó porque hay un proyecto similar presentado por la senadora de su partido, Magdalena Solari Quintana, clave para el quórum del oficialismo. Pero ahora no da garantías.

El oficialismo esperó expectante si había una sesión y sin la convocatoria presentada armó un amplio cronograma de comisiones martes y miércoles. Dejaron el jueves libre, por si la oposición reúne una mayoría. Todavía no pasó. 

Nota gentileza ; LPO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 13 =