Las mujeres denuncian cada vez más violencia psicológica

Cerca de la mitad de las situaciones violentas que dieron a conocer el año pasado en toda la provincia, tuvo que ver con esa modalidad.

Cada vez más mujeres denuncian las violencias de las que son víctimas y ya no sólo lo hacen ante un golpe, sino también ante hostigamientos, acosos, amenazas y celos excesivos que muchas veces lo anteceden. Estas son las primeras lecturas que dejaron ayer las cifras del Registro Unico de Situaciones de Violencia contra las Mujeres (Ruvim), que desde 2016 elabora la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia conjuntamente junto al Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec).

En todo el año pasado hubo más de 22 mil situaciones de violencias denunciadas a lo largo de todo el territorio provincial, y casi el 50 por ciento de los casos fue por violencia psicológica.

Si bien se trata del primer informe anual, permite mostrar que los más de 15 mil registros relevados en los últimos dos cuatrimestres del 2018 casi duplicaron los asentados en los diferentes niveles del Estado durante los mismos períodos de 2017.

Para la secretaria de Políticas de Género de la provincia, Gabriela Sosa, “eso habla de la mejora de los registros, pero también de que son cada vez más las mujeres que se acercan al Estado a denunciar, pedir asesoramiento o ayuda”.

El Ruvim surgió en 2016 en el marco del Observatorio Provincial de Violencias de Género, e incluye a todas las mujeres y personas autopercibidas como mujer, sin límites de edad, que sufren violencia por situación de género.

Para integrar el Ruvim sólo basta que se encuentren registradas por haber realizado la denuncia o solicitado algún tipo de asistencia o acompañamiento, sea por ellas mismas o por un tercero ante organismos estatales (provincial, municipales o comunales) y organizaciones sociales.

Al puntualizar “las mejoras” en el registro, Sosa apunta “al proceso que se viene llevando adelante para sumar fuentes de diferentes estamentos del Estado y localidades de la provincia”.

Muestra de eso es que en los registros de 2018 se incluyó la base de datos del Observatorio de Violencia hacia la Mujer de Rosario, incluyendo las llamadas al servicio de asistencia que se presta a través del Teléfono Verde.

En detalle

Al detallar los tipos de violencias y el perfil de las mujeres víctimas y su relación con el agresor, se evidenció que no es sólo la violencia física las que las acerca a pedir ayuda. Si bien mayoritariamente se trata de situaciones de violencia doméstica (43,6 por ciento) y en el 33,5 por ciento de las situaciones relevadas son efectivamente por violencia física, el 49,3 por ciento refiere lo que en la ley de protección integral se tipifica como violencia psicológica.

“Ese es un registro que creció y que es interesante pensar en que las víctimas ya no sólo acuden tras un golpe, sino que también ven en los hostigamientos, los celos excesivos, las amenazas y las persecuciones situaciones de violencia. Significa que ante eso, también se animan a recurrir al Estado y ese es sin dudas un logro a partir de la instalación en la agenda pública que hace el movimiento del mujeres y toma el Estado”, indica la funcionaria provincial.

Sobre las edades de las víctimas, también se mostró que casi la mitad están en la franja que va de los 20 a los 39 años, aunque no es mejor el porcentaje de víctimas que tienen entre 40 y 49 (14,6 por ciento); y en el 70 por ciento de las situaciones, la relación con el agresor es de pareja, ex pareja o persona “no familiar” con la que mantuvo o mantiene algún vínculo amoroso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 6 =