Lalo Schifrin: “La Argentina está conmigo todo el tiempo”.

El autor de las bandas de sonido de películas como “Bullit” y “Operación Dragón”, o series como “Misión: Imposible”, merecedor de un Oscar honorífico en 2018, será premiado el martes, a la distancia, en París.

A días de sumar una nueva distinción a su larga galería de reconocimientos mundiales, esta vez de parte de la Unión Francesa de Compositores de Música de Cine, el artista argentino radicado en Estados Unidos Lalo Schifrin confesó que la Argentina está con él “todo el tiempo”.

Durante una entrevista telefónica con Télam desde su casa de Beverly Hills, Schifrin, de 87 años, reveló que trabaja en dos obras de inspiración argentina: “Siento esa nostalgia porque toda mi educación musical, mi lenguaje y mi formación las tuve en la Argentina”.

El autor de melodías que han atravesado el tiempo y los formatos, como las que hizo para la saga “Misión: Imposible”, los filmes “Harry el sucio”, “Operación Dragón”, “El viaje de los malditos”, “Terror en Amityville” y “La leyenda del indomable” y series como “Mannix” y “Starsky & Hutch” y contó que tiene en ciernes creaciones de impronta nacional.

“Tengo una sinfonía argentina en tres movimientos y una obra de cámara con temas en estilo de tango y de música folclórica que se llama ‘Cartas de Argentina'”, presentó.

Algo limitado en sus movimientos pero absolutamente en forma a nivel creativo, Lalo se mostró orgulloso de haber plasmado una obra comisionada por la Orquesta Sinfónica de Chicago que girará con ella en enero de 2021.

La obra, “Concierto para tuba y orquesta”, que estrenara en marzo de 2018 la Orquesta Sinfónica de Redlands, tiene en esta ocasión un aditamento especial ya que Schifrin la hizo casi a medida para Gene Pokorny, intérprete de tuba de la formación de Chicago que comanda el italiano Ricardo Muti.

Con dedicada pasión el músico que en 2018 mereció un Oscar honorífico tras seis nominaciones, explicó que “la tuba es más bien un instrumento de acompañamiento, pero Pokorny es un virtuoso que la ejecuta utilizando una técnica como si tocara trompeta. Es muy fornido y puede acumular mucho aire en los pulmones y eso es necesario para tocar mi concierto”.

Entusiasmado por esas presentaciones para la que también le pidieron un nuevo arreglo de su clásico “Misión: Imposible” para los bises, sostuvo que “sigo y me siento muy joven debido a la música” y enseguida reveló que “tengo una hoja pentagramada en la mesita de luz por si en la noche me despierta la idea de un tema musical”.

Más enfocado en ese placer por seguir ligado a la música a partir de bellas y audaces apuestas, el compositor y pianista nacido el 21 de junio de 1932 en Buenos Aires con el nombre de Boris Claudio Schifrin igual disfruta de un nuevo mimo como el que el martes próximo le darán en Francia.

“Me da mucha satisfacción que mi trabajo sea reconocido, no soy narcisista pero me gusta que lo que hago sea reconocido y más si se trata de colegas. De hecho primeramente hubo una encuesta entre los músicos de cine de toda Europa y la gané por unanimidad”, destacó.

Cuando era joven si tenía un ego grande, pero cuando una va creciendo, va aprendiendo.”LALO SCHIFRINPero la alegría no lo lleva a perder el rumbo y reveló “cuando era joven si tenía un ego grande, pero cuando una va creciendo, va aprendiendo. De hecho, una de las razones de mi éxito es que siempre tengo algo más que aprender, nunca se llega. Ese es el secreto”.

Coronavirus mediante, el músico no podrá estar en París para recibir el lauro como, por una cuestión de edad tampoco pudo disfrutar en directo del “Jazz Across The Americas: Argentina – A Tribute To Lalo Schifrin”, que en enero pasado mereció dos noches en el Symphonyspace de Broadway.

Allí confluyeron, bajo la batuta del contrabajista y compositor Pablo Aslán, colaborador de Schifrin en numerosas oportunidades, y la cantante Sofía Rei, el pianista y compositor Arturo O’Farrill al frente de su Afro Latin Jazz Orchestra y otros argentinos (el pianista Leo Genovese, el baterista y percusionista Franco Pinna, el guitarrista Juancho Herrera y Gabriel Senanes como director invitado).

“No pude ir tampoco pero así es la vida. Sí estuvo mi hermana y me dijo que fue algo inolvidable y caluroso”, comentó el creador forjado en la escena del jazz.

Schifrin atraviesa la pandemia por coronavirus “como todo el mundo con esta experiencia, aislado. Pero estoy bien. Yo por lo general vivo en mi estudio: trabajo, compongo, practico el piano. Mi vida sigue igual, lo único es que no puedo ver a mucha gente. La única persona que viene es un copista que pasa mis partituras a la computadora, pero no nos cruzamos”, relató.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =