La Copa los pone otra vez cara a cara

River, campeón vigente de la Copa Libertadores, recibirá hoy a Boca en el primer superclásico correspondiente a la semifinal del máximo torneo continental, que tendrá su final única el 23 de noviembre, en Santiago de Chile. Los de Gallardo intentarán dar el golpe y sacar cierta ventaja para lo que será la revancha y juego decisivo el martes 22 de octubre en la Bombonera. El vencedor se medirá en la final con el que supere la serie entre Gremio y Flamengo.

A lo largo de varios meses se especuló con un nuevo encuentro entre millonarios y xeneizes. Y los resultados positivos llevaron a que otra vez —casi diez meses después— diriman en una instancia determinante en la Copa. Claro, no en una final como sucedió el año pasado y que dejó mucho análisis, críticas y rencores en el medio. En Madrid debió jugarse por todos los inconvenientes que se produjeron y River se quedó con el título. Y Boca con una bronca intensa y con necesidad de revancha, aunque en este caso no sería del todo porque es una semifinal.

El estadio de Núñez estará repleto por casi 70 mil hinchas millonarios que agotaron las entradas, con una recaudación récord de 120 millones de pesos. El antecedente más cercano también fue en el Antonio Vespucio Liberti hace apenas un mes y fue un empate sin goles por la quinta fecha de la Superliga.

Más atrás en la historia, en 2004, River y Boca también fueron protagonistas de una de las semifinales de la Copa y el ganador fue el club de la ribera tras una infartante definición con tiros desde el punto penal, luego del triunfo 2-1 del local para igualar la serie que había abierto el 1-0 a favor del xeneize en la Bombonera.

A partir de hoy se comenzará a escribir un nuevo capítulo de esta larga historia de rivalidad y el foco estará puesto en si el equipo dirigido por Alfaro podrá quitarle la posibilidad al de Gallardo de intentar repetir la corona.

Luego del “episodio Madrid”, Boca atravesó una profunda renovación desde la conducción técnica hasta los protagonistas. Un ejemplo claro es que de los que fueron titulares en aquel partido sólo estarían desde el inicio Andrada e Izquierdoz.

River, en cambio, mantiene la base del plantel que conquistó América en Europa y sólo lamenta las bajas por lesión del histórico capitán Leonardo Ponzio y del colombiano Quintero, quien sueña con volver a ser héroe en la revancha en la Bombonera.

River y Boca hoy atrapan la atención nacional e internacional en el primer duelo en el camino hacia la final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − tres =