La confesión de Andrea del Boca sobre los besos de Osvaldo Laport

Desde muy pequeña, Andrea del Boca se acostumbró al éxito. Es que a los cuatro años ya se había hecho muy conocida por su participación en la telenovela telenovela Andrea Celeste, en 1979, donde trabajó junto a Ana María Picchio y Raúl Taibo, en una tira que generó mucho impacto en los televidentes. En 1987 protagonizó junto a Ricardo Darín la novela Estrellita Mía.

Pasó por innumerables novelas de amor y hasta estudio “clases de besos”, un tema en el que a partir de su experiencia televisiva puede dar cátedra sobre las diferentes formas y estilos dentro del arte de besarse.

Con el correr del tiempo y los sucesivos éxitos en diferentes telenovelas se convirtió en una experta en “besos de ficción”, tanto que no duda en calificar a los galanes por su forma de besar, como fue el caso de Silvestre, quien luego sería su novio, a quien caracterizó como el peor de los besadores de ficción. “Antes de comenzar nuestro noviazgo besaba con la boca dura, de manera fraternal, feo”, sostuvo.

“No es lo mismo el primer beso, tímido, que el beso robado, o el beso apasionado o de calentura”, dijo Del Boca a la revista Caras, y reveló que se estudió todas las técnicas en un mes, y que esto le sirvió para poner límites y evitar “situaciones desagradables”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =