Joe Biden ganó en otros cuatro estados y se consolida

El ex vicepresidente Joe Biden logró una importante victoria en el llamado “minimartes” de las primarias del Partido Demócrata, al sumar cuatro estados y consolidar su liderazgo en la carrera por convertirse en el candidato que le dispute la presidencia a Donald Trump en las elecciones de noviembre próximo.

    Seis estados del país organizaron primarias para la nominación demócrata ayer y Biden consiguió ganar en cuatro: Missisipi, Missouri, Idaho y particularmente Michigan, el gran premio de la jornada, informó el servicio publico de noticias británico, BBC.

    En Michigan, Biden ganó con un 52.9% contra 36,4% de Sanders, en Missisipi el resultado fue 81% a 15%, en Missouri 60% a 35%, y en Idahó 49% a 42,5%.

    En los dos estados restantes, los resultados son triunfo de Sanders en NorthDakota, con un 53%-39.8% mientras en Washington, con un 67% de los votos escrutados, Sanders apenas superaba anoche a Biden por un 0,2%. La cuenta a ese momento era: 32,7% a 32,5%.

    El estado industrial de Michigan, en el centro oeste del país, configuró la victoria más importante para Biden, que amplió sustancialmente su camino hacia la nominación y constituyó una decepción para su principal contrincante, que había ganado en ese territorio en las primarias de 2016.

    El ex vicepresidente mostró fortaleza entre los votantes de la clase trabajadora y los afroamericanos, colectivos vitales para lograr la nominación demócrata.

    Las esperanzas de Sanders de buenas noticias descansaban en Dakota del Norte y el estado de Washington, donde la elección era muy ajustada aún para declarar un ganador, ya que los votos se emitieron por correo electrónico o depositándolos en una urna y muchas boletas eran para candidatos que ya se han retirado del proceso.

    Según un conteo de Fox News, Biden acumula hasta ahora 823 delegados, mientras Sanders cuenta con 663 de los 1.991 que se requieren para ganar la candidatura presidencial en la Convención Nacional Demócrata a celebrarse en julio próximo.

    Ambos precandidatos anunciaron ayer la suspensión de sus respectivos actos de campaña como una medida de precaución ante la expansión del coronavirus Covid-19 en el país.

    El presidente, Donald Trump, en tanto, cumplió ayer con el trámite de las primarias republicanas que se celebraron en cinco estados, pues en Dakota del Norte el partido decidió no celebrar elecciones ante la más que previsible victoria del magnate.

    Michigan, Mississippi, Missouri fueron los primeros estados en dar la victoria a Trump, un triunfo aplastante en los que rozó la totalidad de los sufragios.

Momento de decisiones para Sanders

Bernie Sanders tiene que tomar una decisión.

   El rostro de la izquierda del Partido Demócrata enfrenta una creciente oposición a su candidatura a la nominación presidencial, una desventaja en la cuenta de delegados y llamados a que dé un paso al costado en las primarias y promueva la unidad con miras a derrotar a Donald Trump en las elecciones generales.

   Dos semanas después de perder su condición de líder de las encuestas, Sanders se ve obligado a analizar si vale la pena continuar con una empresa cuesta arriba, ante claros indicios de que la postulación le será esquiva.

   Ayer Sanders dijo que planea estar el domingo en el debate contra Joe Biden.

   El ferviente deseo de los demócratas de derrotar a Trump, no obstante, podría cambiar las cosas. De retirarse temprano, le ahorraría al partido meses de enfrentamientos costosos y problemáticos.

   Al mismo tiempo, sin embargo, dejaría a sus apasionados partidarios sin el dirigente que personifica los cambios que buscan. Y hay razones para dudar el que vayan a apoyar a Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + trece =