Finlandia tendrá la gobernante más joven del mundo

El próximo gobierno de Finlandia romperá el molde de varias maneras. La ministra de Transporte Sanna Marin, de 34 años, fue postulada durante el fin de semana por el gobernante Partido Social Demócrata para ser primera ministra. Cuando ella tome las riendas del país, probablemente el martes, se convertirá en la jefa de gobierno más joven del mundo.

En otro suceso inusual, Marin dirigirá una coalición con cuatro partidos dirigidos por mujeres, tres de las cuales tienen entre 30 y 35 años. Su propia autobiografía rompe el molde: criada por una madre soltera, Marin ha dicho que se sintió discriminada cuando su madre tuvo una relación con otra mujer.

Elina Penttinen, profesora de estudios de género en la Universidad de Helsinski, dijo que el ascenso de tantas mujeres es “excepcional” no sólo bajo los estándares de todo el mundo, donde los hombres mayores de edad ocupan casi todo cargo en el poder, sino incluso bajo los estándares de Finlandia, que regularmente es clasificado como uno de los mejores países del mundo en cuanto a paridad de género.

“Aquí también parece bastante increíble”, dijo.

Los Social Demócratas resultaron ser el partido más fuerte tras la elección de abril. Antti Rinne, el actual primer ministro a quien Marin va a reemplazar, renunció la semana pasada en medio de una agitación política derivada de una huelga de trabajadores de correo. Rinne dijo que planea continuar como líder de los Social Demócratas hasta el congreso del partido el próximo verano.

El nuevo Ejecutivo debe recibir todavía el visto bueno del Eduskunta (Parlamento finlandés) en una votación prevista para la semana próxima, aunque esto se considera una mera formalidad ya que la coalición cuenta con una cómoda mayoría de 117 escaños de un total de 200. Marin, que representa el ala más progresista y ecologista del partido, liderará a partir de ahora la coalición gubernamental de centroizquierda compuesta por el SDP, el liberal Partido de Centro, Los Verdes, la Alianza de Izquierdas y el Partido Popular Sueco (SFP), representante de la minoría suecohablante del país nórdico. Los analistas auguran un ligero giro hacia la izquierda para los tres años y medio que restan de legislatura. “Vengo de una familia con pocos recursos y yo no hubiera tenido posibilidades de tener éxito y progresar si no tuviéramos un sólido estado de bienestar y un buen sistema educativo”, afirmó Marin.

En Finlandia ha habido un alza de populistas de extrema derecha y el Partido Finlandés, nacionalista, obtuvo buenos resultados en la elección de abril, aunque los partidos de centro e izquierda ganaron la mayoría de los votos y juntos podrían gobernar en la coalición multipartidista.

“Espero que esta sea una señal de otros cambios que se vienen en contra de los populistas, especialmente en tiempos de (Donald) Trump y populismo”, dijo Penttinen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − tres =