Fernández elogió a los jueces de la Corte Suprema nacional

El candidato presidencial del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, dijo ayer que “no hay que hacer nada” con la Corte Suprema nacional, a cuyos miembros consideró “respetables y dignos”, pero en cambio criticó a los jueces federales de los tribunales de Comodoro Py porque “van acomodándose al calor del poder de turno”.

“Quiero que los magistrados solo hagan justicia, que algunos han dejado de hacer hace algunos años, y que nunca dejen de lado el estado de Derecho por una necesidad política de alguien que gobierna”, dijo Fernández.

Acerca del rol del máximo tribunal de justicia nacional, el candidato peronista añadió: “Hay que pedirle a la Corte Suprema que sea Corte Suprema”.

“Tengo mucho respeto por los jueces de la Corte, porque la Corte nunca hizo algo que a mí hiciera reaccionar en términos de Derecho. Seguramente dictó decisiones que no me gustaron, o unas me gustaron más que otras, pero todo estuvo fundado”, aseveró.

Luego aseguró que “todos son jueces, aún los que nombró (el presidente Mauricio) Macri, respetables, dignos, éticamente no se puede cuestionar nada de ellos”.

“Tal vez (el presidente de la Corte, Carlos) Rosenkrantz tiene los compromisos que tiene alguien que dejó de ser abogado un día para convertirse en juez, pero con el tiempo esas cosas se van disolviendo”, añadió Fernández.

En cuanto a los magistrados de los tribunales de Retiro, el ex jefe de Gabinete sostuvo: “La verdad es que hay una sensación bastante entendible de que los jueces federales van acomodándose al calor del poder de turno, y eso es malo definitivamente”.

Tras reclamar a esos magistrados que “solo hagan justicia”, advirtió que cuando actúan en función del poder político de turno “empieza a degradarse la República y (con esa situación) se llena la boca (la diputada nacional Elisa) Carrió, a la que he visto degradarse con su silencio”.

“Que la Justicia nos garantice que vivimos en un estado de Derecho”, enfatizó Fernández para concluir sus conceptos sobre los magistrados.

En mayo pasado, antes de ser candidato presidencial, Fernández desató una polémica al sostener que había jueces federales que “tendrán que explicar las barrabasadas que escribieron para cumplir con el poder de turno”. Y, en ese contexto, afirmó que fue “escandaloso lo que hicieron algunos” de esos magistrados.

Paralelamente, el postulante sostuvo que “es responsabilidad de todos no defraudar ese país que millones de argentinos votaron” en las Paso y volvió a definirse como “el porteño más federal que existe”.

“Es responsabilidad de todos no defraudar ese país que millones de argentinos votaron el domingo” 11 de agosto, subrayó Fernández.

“La política me dio todo y soy el porteño más federal que existe: voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que las provincias se recuperen”, añadió, con lo cual retomó el espíritu que le imprimió a su campaña para las primarias y les envió un mensaje a los gobernadores.

Algunos mandatarios provinciales tuvieron la semana pasada su primer encuentro a solas con Fernández, luego del triunfo de las Paso, en las oficinas de la calle México, en el barrio porteño de San Telmo.

En otros, el postulante recibió al mandatario santafesino electo, Omar Perotti, y a la ex vicegobernadora María Eugenia Bielsa, cuyo nombre suena para el futuro gabinete nacional.

Aceca de la relación que mantiene con el Papa, el candidato aseveró: “Siempre tuve un vínculo de mucho respeto con Francisco, quien me recibió varias veces. Por un tiempo estuve muy enojado con la Iglesia, porque no práctica valores cristianos como el amor por los pobres. Pero él me reconcilió con la Iglesia”.

Contundente respaldo en el Gran Buenos Aires

El candidato presidencial del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, se impuso en 28 de 30 partidos del Gran Buenos Aires.

   En 24 de esos municipios, Fernández superó el 50 por ciento de los votos positivos, mientras que en nueve pasó el 60% y en uno, el 70%.

   La ventaja que Fernández (56,29 por ciento) le sacó a Mauricio Macri (26,98%) en el Gran Buenos Aires fue de 1.737.402 votos, casi la mitad de la brecha que consiguió en todo el país. Sólo en La Matanza, Fernández quedó 330.229 sufragios arriba de Macri (representa 1,4 punto de ventaja a nivel nacional).

   En tanto, Macri perdió en nueve de los once partidos gobernados por macristas o aliados del oficialismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + trece =