Expresidente egipcio murió de un ataque al corazón durante un juicio en su contra

El expresidente de Egipto Mohamed Morsi, una de las figuras de la Hermandad Musulmana, quien fue derrocado en el año 2013 por militares y cumplía una pena de cadena perpetua, murió hoy de un ataque al corazón luego de comparecer ante el tribunal que lo juzgaba, según precisaron medios estatales.

Mursi, un dirigente del movimiento Hermandad Musulmana que estaba detenido desde hace casi seis años, sufrió un desmayo durante la audiencia judicial, en el que se lo juzgaba por espionaje a favor de Qatar, Irán y el grupo islamista palestino Hamas.

El exmandatario, también el primero no militar de Egipto, llegó muerto al hospital al que fue trasladado, dijo la Fiscalía General egipcia, que precisó que su cuerpo no tenía heridas recientes a la vista pero que no especificó los motivos del fallecimiento.

El diario estatal Al Ahram afirmó que Mursi sufrió un ataque cardíaco.

Mursi, de 67 años, se convirtió en 2012 en el primer presidente electo del país, después de imponerse en los comicios celebrados tras la caída de Hosni Mubarak un año antes, y fue derrocado en 2013 en un golpe de estado militar.

Tras su derrocamiento, fue detenido y juzgado por numerosos casos —en uno de ellos llegó a ser condenado a muerte— que él rechazó y describió como una campaña política en su contra.

Mursi debía cumplir una condena a cadena perpetua por haber entregado documentos sobre la seguridad del Estado a su entonces aliado, Qatar, ratificó hoy el Tribunal de Casación egipcio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =