Estudian medidas de prevención para temporales

Joana Pintos tenía 29 años y cuatro hijos. En medio de una fuerte tormenta de viento volvía a su casa a buscar a sus tres nenas para llevarlas a la casa de su madre y ponerlas a resguardo. Un enorme eucalipto que el viento arrancó de cuajo se le cayó encima. No sobrevivió.

La tragedia se produjo la noche del jueves,pasadas las 22, y cuando se desató sobre Villa Gobernador Gálvez una tormenta con vientos que alcanzaron hasta los 100 kilómetros por hora, y que hicieron estragos en distintos puntos de la ciudad y la región, con más de 170 árboles caídos en Rosario y su zona.

Joana volvía a buscar a sus hijas. Lo hacía cuando había tormenta que amenazaba al monte de eucaliptos que rodea su casa y la de su hermana. No llegó. Antes de llegar a la casa cayeron dos árboles, uno de los cuales impactó en su cabeza y le provocó traumatismos graves. La trasladaron al hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez, donde perdió la vida.

“Era mamá de cuatro chiquitos, militante de la Corriente Clasista y Combativa. Es un lugar muy humilde, lleno de eucaliptos, con árboles grandes, muy viejos, donde vive muchísima gente, familias con niños”, contó Ofelia, una vecina de la zona.

La casa de la joven está a unos metros de la vía por donde transita el Nuevo Central Argentino, un conjunto de viviendas donde se podía ver en construcción la que estaba levantando su hermana con su cuñado. Está a la altura de Magallanes y Libertad, pero no da a la calle, sino al mismo terreno donde se levantan los eucaliptos y el pequeño caserío.

“No es la primera vez”

Ayer, cuando La Capital llegó al lugar, un grupo de personas miraba desde la vía cómo un vecino, con su propia motosierra, cortaba un tronco que aún quedaba en pie. Cerca se veía parte del árbol que le quitó la vida a Joana. Lejos del lugar, familiares y vecinos velaban a la joven fallecida.

Hugo Martín Da Ros tiene 30 años y una hija de cinco. Es el cuñado de Joana y era uno de los que miraba su casa a medio levantar, destrozada por dos árboles que le cayeron encima, al rancho donde estaba viviendo con la hermana de la víctima mientras levantaba la suya y a la casa de su cuñada, ubicada a pocos metros. “No es la primera vez que pasa esto. Hace cuatro años un árbol mató a un chico también en una tormenta, pero nadie nos dio bola”, narró el hombre. “Ahora, la Municipalidad nos dice que se puede hacer cargo de los gastos del sepelio, pero el daño ya está hecho”, abundó.

A su lado, otro vecino protestó: “Se tiran la pelota unos a otros. En la Municipalidad nos dicen que el asunto de los árboles lo tenemos que ver con el NCA porque son terrenos ferroviarios, y en el ferrocarril dicen que es un tema municipal. Se echan la culpa entre ellos y nosotros seguimos aquí”, se quejó, y aclaró que quien estaba cortando los troncos era un vecino del lugar. Cerca de ellos eran todos comentarios. “Lo arrancó de raíz (el viento al árbol)”, “la agarró justo acá” (por el sitio donde cayó la víctima).

Los vecinos cortaron la vía del ferrocarril con troncos y ramas. “Vino un milico del NCA y nos dijo que podían sacar algunos árboles, pero que antes teníamos que despejar la vía”, contó Hugo. Pero esa posibilidad no estaba en el ánimo de los habitantes de la zona. La tormenta había pasado, pero la bronca continuaba.

El caso fue denunciado en la comisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez y recayó en la fiscal de la Unidad de Homicidios Culposos Mariana Prunotto, quien dio intervención al Gabinete de la Policía de Investigaciones para toma de testimonios, levantamiento de rastros, pericia fotográfica y planimetría, informó el MPA.

En Rosario

Mientras tanto, el titular de Defensa Civil de Rosario, Gonzalo Ratner, evaluó las consecuencias de la tormenta y explicó que el fenómeno provocó daños importantes, con vientos fuertes y poca agua caída.

“Trabajamos durante la noche en los casos que presentaban mayor riesgo, como en Presidente Roca al 1500, con un árbol de gran porte sobre dos vehículos, en Rioja al 4200, un caso similar, 19 columnas afectadas”, agregó. Y precisó: “Fue un fenómeno breve pero muy intenso, con vientos que llegaron a los 100 kilómetros por hora, con efectos importantes para el arbolado público”.

También quedó afectado el tendido eléctrico, con cortes de energía en varios sectores de la ciudad, 19 columnas afectadas y unas 15 denuncias de voladuras de chapas, cartelería y techos, se informó.

Ratner recomendó a la población que no desestime los alertas. “Es importante tomar las medidas preventivas, a veces los daños no se pueden prevenir pero si las lesiones”, cerró.

El lugar. La casa de Joana se levanta sobre un terreno lindero a las vías. Ayer podía verse parte del árbol que le cayó encima y le quitó la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =