“Esta pelí­cula es la mejor solución para mi vida”

“Dolor y gloria” de Pedro Almodóvar es un autorretrato de precisión rara e intimidad cálida. La película, que se estrena hoy en los cines de Rosario, es protagonizada por Antonio Banderas como Salvador Mallo, un cineasta famoso afectado por los achaques de la edad que vive en Madrid en un apartamento recreado como el del propio Almodóvar, con los libros y los cuadros en las repisas y las paredes.

“Dolor y gloria” alterna entre el presente de Mallo y su infancia (Penélope Cruz interpreta a la madre del joven Salvador) en un drama profundamente personal que entreteje hilos de la vida de Almodóvar, y en la que se destaca la actuación de Leonardo Sbaraglia y Cecilia Roth. Ha sido celebrada como una obra maestra tardía para el director español de 69 años. En una entrevista en un bar-azotea de Cannes, Almodóvar charló en una combinación de inglés y español, sobre la memoria, el dolor y su gloriosa nueva película.

—”Dolor y gloria” está llena de reflexiones de un cineasta que mira su vida y su obra en retrospectiva. ¿Se sintió nostálgico en este filme?

—Fue sólo con “La mala educación” que, a la edad de 50 años, miré por primera vez hacia atrás y me llegaron esos recuerdos de mis años de estudiante. Ahí conté el peor recuerdo de mi infancia. El mejor recuerdo de mi infancia fue “Volver”. “Dolor y gloria” es es sobre otros recuerdos y mi presente, la manera en que vivo y trabajo. Pero siento que con estas tres películas ahora he agotado los recuerdos de mi propia vida. He dicho suficiente. Para mi próxima película ya tengo una idea. No estoy seguro de lo que será, pero debo dejar mi vida de lado.

—El personaje de Banderas, Salvador, dice que no puede vivir si no está filmando. Imagino que eso también le ocurre a usted.

—Sí, es algo que me persigue. No soy Salvador, pero el temor de no hacer otra película es algo que experimento día a día. No se trata sólo de la fuerza física y la preparación. Desde luego es un trabajo muy físico filmar una película. En algún momento de mi vida eso era lo que me daba miedo, pero también está el deseo y la pasión que uno siente por una historia antes de hacer una película sobre ella. Siempre me da miedo perder esa pasión. Es exactamente como cuando estás enamorado de alguien y te da miedo perder ese sentimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + diez =