El turismo mundial teme sufrir una nueva crisis por la variante ómicron

Varios países evalúan nuevos cierres de fronteras y restricciones

En momentos en que Estados Unidos detectó su primer caso de la variante ómicron del coronavirus, Brasil el tercero y Portugal notifica una nueva crisis sanitaria por la subida de los contagios, el turismo internacional teme verse impactado por una nueva crisis tras haber superado parcialmente la iniciada en 2020.

Desde distritos de compras en Japón y guías turísticas en Tierra Santa, hasta centros para esquiar en los Alpes y aerolíneas de todo el mundo, un temor ya conocido emerge ante las renovadas restricciones. Las empresas turísticas que recién encontraban su punto de apoyo tras casi dos años de devastación provocada por la pandemia del coronavirus, ven sobrevenir un nuevo tiempo de dificultades.

Menos de un mes después de aliviar significativamente las restricciones para viajes  provenientes del extranjero, el gobierno de Estados Unidos prohibió la entrada a la mayoría de los ciudadanos extranjeros que recientemente han estado en ocho países africanos. Una medida similar fue impuesta en Japón e Israel, dos países que reforzaron las restricciones poco después de haberlas aliviado. El Reino Unido, Alemania, España y Holanda estudian qué hacer.

Japón pidió a las aerolíneas internacionales que dejen de aceptar reservas para vuelos al país hasta finales de diciembre.

Varios países alrededor del mundo han reaccionado a la variante ómicron con el cierre de sus fronteras.

Aunque no está claro en dónde surgió la variante, científicos sudafricanos la identificaron la semana pasada y muchos lugares han restringido viajes de la región más extensa, entre ellos la Unión Europea y Canadá.

 Los gobiernos que reaccionaron lento a la primera ola del Covid-19 están ansiosos por evitar errores pasados. Otros expertos señalan que las restricciones de viajes no mantienen fuera a las variantes, pero podrían proporcionar a los países más tiempo para que las personas se vacunen.

Brasil confirmó ayer su tercer caso de la variante ómicron y empezó a analizar posibles medidas como suspender vuelos y exigir prueba de vacunación a pasajeros. 

Brasil ha sido muy golpeado por la pandemia del coronavirus, con más de 610 mil muertes, sólo detrás de Estados Unidos.

En Estados Unidos, la persona detectada con ómicron se trata de una persona en California que ya estaba vacunada contra el Covid.

El gobierno ha empezado a tomar medidas para restringir la entrada al país de personas provenientes del sur de África. Las autoridades reconocen que esas medidas solo servirían para darle tiempo a los expertos a aprender más sobre la nueva variante.

La detección del primer caso de la variante en Estados Unidos se registra justo el día antes de que el presidente Joe Biden tiene planeado develar su estrategia para combatir el virus.

Hasta ahora el mandatario ha tratado de calmar los temores, afirmando que la variante debe ser “causa de consternación, pero no causa de pánico”.

Biden y prominentes voceros del gobierno han estado intensificando sus llamados a la población a vacunarse, y a los que ya están vacunados les han pedido ponerse la inyección de refuerzo.

Portugal endureció las condiciones para el ingreso de viajeros al ingresar en “estado de calamidad” sanitario. Las mascarillas son obligatorias desde ayer en los lugares públicos cerrados, y las personas deben mostrar una prueba de vacunación o un test negativo para entrar en restaurantes, cines, gimnasios y hoteles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 5 =