El segundo AFAno de Boca a Central.

#QuedateEnCasa–#MRAudiovisualTeAcompaña

El 4 de noviembre de 2015, para los futboleros, quedó para la historia como la fecha del segundo AFAno de Boca a Central.
De la mano del árbitro Diego Ceballos y del línea Marcelo Aumente, se consumó el choreo más grande de este siglo, que todo el mundo pudo observar. Hasta los hinchas de Boca y de Newell’s, con sonrisas hasta la fecha, reconocen la magnitud de semejante despojo.
Sin contar un probable penal a Larrondo, que además no debió ser amonestado, la roja que no recibió Pablo Pérez luego de impactar el balón con su mano, cuando ya portaba su tarjeta amarilla, o la puntillosa expulsión de Javier Pinola, el resultado de esa final, tuvo mucho que ver con la terna arbitral, que cobró todo a favor del equipo porteño, cuyo presidente en ese entonces era el bueno de Daniel Angelici. Bueno, para su equipo y sus amigos, no para sus rivales.
En el primer período, a Central le anularon un golazo legítimo de cabeza del goleador Marco Ruben. Y en el segundo tiempo, una falta dudosa metro y medio afuera del área fue penada con penal para Boca, igual que en los 70, cuando los equipos rosarinos casi siempre volvían de Buenos Aires, con un penal en contra. Para culminar la noche del AFAno, el segundo de Boca fue en clara posición adelantada. La terna arbitral, logró su cometido: Boca campeón de la Copa Argentina 2015, Rosario Central subcampeón.
El matador Mario Kempes, escribió en las redes sociales: “En Argentina los ladrones se visten de anaranjado”, de ese color se vistieron los jueces que decidieron la historia.
Juan Román Riquelme, hoy dirigente xeneise, dijo varias veces en TyC Sports que a Central lo chorearon. A confesión de partes…
Resultado final: Central 0, Boca, más Ceballos, Aumente y Angelici 2.

Daniel Ciúffoli
MR Audiovisual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =