“El rock and roll en Rosario volvió a ser under como antes”

Julián Miretto presenta mañana junto a La Turbina el disco debut “Sin ley” en Fauna. Sus referentes van desde Chuck Berry a Riff y AC/DC.

El rock y el blues atraviesan La Turbina de punta a punta, fiel a su nombre, como si fuese un verdadero generador de energía eléctrica.

Después de El Caño y El Vagón, el vocalista y guitarrista Julián “Ninja” Miretto vuelve al ruedo con “Sin ley”, primer álbum de estudio junto a su nueva banda integrada por Guido Di Paolo (guitarra); Manuel Carnero (bajo) y Juan Rivero (batería). La cita es mañana a las 23 en Fauna (Tucumán 1016).

“El rock and roll en Rosario volvió a ser under como en los comienzos”, le dijo el Ninja a Escenario.

Miretto contó cómo ve el género rockero en la ciudad y a nivel nacional, habló de su pasión por esta música y hasta reveló intimidades del momento de composición de algunas letras de su disco de 12 canciones, producido por el batero de Cielo Razzo Javier Robledo.

Líder y compositor de la banda, Miretto le da su típica impronta rockera y blusera a temas como “El regalo”, que abre el disco; “El renegado” y “Le gusta el blues”, entre otros.

Entre los invitados especiales, se destacan Javier Robledo, ahora en el rol de bajista en “Autosabotaje”, Natalia Nardiello en piano y Marcelo Vizarri en teclados.

—Después de El Caño y El Vagón no hay duda que tu ADN pasa por el rock y el blues. ¿Qué tienen esos géneros de particular para vos que hace que los elijas por sobre otro tipo de música?

—Bueno, es algo que se da naturalmente, que uno haga la música que le gusta escuchar. El rock y el blues son fundamentales en mi estado de ánimo, si suenan ya me siento bien pase lo que pase, también me gusta el folclore y el tango. Por el contrario, si estoy en un lugar y ponen lo que está de moda, de repente puedo ponerme molesto, es algo inconsciente que no puedo evitar.

—La ciudad es algo esquiva hacia el rock and roll, que de repente se transformó en un género de culto. ¿Rosario sigue siendo una ciudad rockera o no tanto?

—Creo que hubo una época en la que el rock and roll fue un poco más masivo. Hoy volvemos a ser under como antes, como en los comienzos, influye mucho que los medios de comunicación ya no lo pasan ni un poquito y los pibes consumen lo que les llega. Por suerte siempre hay un boca a boca que despierta nuevos rockeros/as que alimentan las noches de esta ciudad, por eso, como dicen mis amigos Los Vándalos “Rosario es el rock and roll”.

—¿Qué pasa a nivel nacional? ¿Con Pappo se fue el último rockero capaz de llegar a las grandes masas?

—Creo que Pappo, si bien es el referente de todos, nunca fue masivo hasta que murió y se convirtió en leyenda. Antes venía a Rosario y éramos los mismos 300 ó 400 que íbamos a verlo. A nivel nacional, La Renga sin dudas es rock que mueve masas, lo comprobamos con La Turbina, cuando tocamos con ellos en el estadio de Newell’s, que fue una experiencia inolvidable.

—”Sin ley” es el primer disco de La Turbina donde se respira algo de Riff y otro tanto de AC/DC por citar dos referencias fácilmente identificables. ¿Qué te nutre a la hora de componer la música de tus nuevas canciones?

—Creo que AC/DC y Riff son las bandas que definen la palabra rock. Junto con ZZ Top, Motorhead y Chuck Berry son nuestras influencias más grandes, por eso esto que decís lo voy a tomar como un elogio. Es inevitable que el sonido de la banda vaya hacia ellos, después cada canción tiene vida propia y se va moldeando sola a medida que tocamos y cada integrante de la banda le pone lo suyo y obviamente la forma de cantar es algo personal.

—Las letras siempre son un tema aparte en las canciones de rock. De repente en “Chica kamikaze” podés tener algún reclamo feminista, por ejemplo. ¿En tiempos de tantas canciones con letras políticamente correctas, que se aggiornan a lo actual para quedar bien, cuesta más escribir lo que uno siente sin herir susceptibilidades?

—Las cosas están sensibles porque hay muchas cosas que están muy mal y se naturalizaron durante años. Yo estoy siempre en contra de toda violencia. A veces pasa que se interpreta mal alguna letra, pero no creo que sea el caso de “Chica kamikaze”, que cuenta la historia de una chica un poco frívola que no duda, en su meta de alcanzar la fama, en tener sexo con algún productor, que a su vez se aprovecha de su posición de poder y es algo que se ve bastante seguido en la TV o hace poco hubo una denuncia en Hollywood.

—En “Sin ley”, que da título al disco, decís “dónde está el mal/dónde está el bien/sólo sé como quiero ser/mi corazón no tiene ley”. ¿Se puede vivir en un mundo sin leyes?

—De nuevo juega como cada uno interpreta la letra, hay maneras diferentes y eso es bueno, yo lo escribí como una búsqueda de ser fiel a lo que se siente, creo que el bien y el mal lo tenemos que descubrir cada uno dentro de sí. Las leyes a veces están bien y a veces muy mal, prohíben cosas que hacen bien y permiten cosas que envenenan por ejemplo. No creo que se pueda vivir sin leyes pero sí que hay que cuestionar todo y redefinir muchas cosas con un sentido más humano.

—”No future” es un legado punk de los 70, inspirado en un tema de Sex Pistols. En “Estoy de fiesta” cantás “ayer no está en mis planes/mañana nunca más”. ¿Sos de la idea que no hay futuro, como se decía en los 70?

—No escucho mucho punk salvo Ramones que me gusta mucho, quizás tenga algo que ver, aunque no venga directamente de ahí. La letra de “Estoy de fiesta” se hizo entre todos una noche que viajamos a tocar, habla de vivir en el presente, algo fundamental para estar de fiesta. En general, las letras de este disco tienen un hilo conductor que es la búsqueda de la felicidad. No es algo que haya buscado, pero al releerlas me di cuenta que iban por ahí y es algo que se respira también en los shows. Tenemos algunos temas más críticos y duros, pero al final terminan todos bailando rock and roll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 10 =