El gremio municipal le mandó un fuerte mensaje al intendente electo Pablo Javkin

El paro y la movilización ante las puertas de la Intendencia que realizó ayer el Sindicato de Trabajadores Municipales tuvo dos mensajes claros: rechazar el pago desdoblado de las horas extras y marcarle el terreno al intendente electo Pablo Javkin, que deberá resolver el futuro de cientos de contratos y el regreso de la provincia de más de un centenar de funcionarios de planta permanente, que volverán por sus cargos en el municipio.

En este último punto, el secretario general del gremio, Antonio Ratner, fue taxativo. “No necesitamos que vengan a ocupar nuestros cargos y direcciones en distintas dependencias. Acá queremos gente de laburo, de gestión. No queremos que venga nadie con un certificado escolar”, lanzó desde las escalinatas del Palacio de los Leones ante un nutrido grupo de empleados que hizo sonar redoblantes, trompetas y lanzó algunos petardos.

Ratner habló pasado el mediodía y cerró la lista de oradores en la que se alistaron los máximos integrantes de la conducción gremial.

Con la marcha peronista como telón de fondo y militantes montados a los clásicos leones de mármol instalados en la puerta de la Intendencia, desde donde blandieron bengalas de humo blanco y celeste, los discursos fueron implacables con la saliente gestión de Mónica Fein y le marcaron la cancha a Javkin.

Sin medias tintas, el secretario gremial, Pablo Moyano, aseguró que “la situación que está pasando la Municipalidad es crítica” y remarcó que “hoy funciona gracias al esfuerzo de los empleados municipales, porque ellos (en referencia a los funcionarios del gabinete) se retiraron hace rato”.

“A Javkin no le contaron la verdad de lo que está pasando en el municipio. Llenaron de trabajadores precarizados las distintas secretarías. Las nuevas autoridades se tienen que enterar de esto y luego solucionarlo. Si no, vamos a volver a esta plaza”, lanzó el gremialista.

En tanto, su compañero en la comisión directiva del sindicato, Sergio Rodríguez, coincidió en el diagnóstico, exigió “un sólo modelo de relación laboral” y pidió “basta de precarizados”.

Desde abajo de las escalinatas cada discurso fue celebrado con aplausos y golpes de redoblantes. Entre los numerosos carteles que llevaron a la marcha se distinguieron algunos que decían “No queremos directores a dedo en la Biblioteca Argentina”, “Centro Cultural El Obrador, compañera precarizada con 12 años de trabajo” y los que identificaban a las distintas reparticiones municipales que ayer se plegaron a la movilización.

Una gran bandera de “Municipales Rosario” coronó toda la puerta de ingreso a la Intendencia, al tiempo que el locutor oficial del acto lanzó proclamas como “basta de ajuste”, “paguen en tiempo y forma” y “hay que garantizar la cláusula gatillo”.

Ratner, en tanto, puso en valor el trabajo de los municipales en tiempos de crisis y coyunturas complejas. “Cuando llegaron las enfermedades estacionales, el municipio habilitó las horas extra para poder atender la demanda de pacientes. Cuando ellos necesitaron los trabajadores, ahí estuvimos; pero ahora, para cobrar esas horas, nos dicen que no hay plata”, indicó.

Trascartón, valoró la movilización de ayer y destacó: “Así despedimos a los que no cumplen con los trabajadores. Porque se van, queremos que se lleven el recuerdo de los trabajadores municipales movilizados”.

Después volvió sobre la problemática de los contratados. “Los convocan para mostrar que hacen cosas, pero ahora que se van los dejan con la incertidumbre de su futuro laboral”, señaló el líder gremial.

“Los peores”

Luego llegó el turno de recordar a quienes regresan a la Municipalidad después de haber estado ocupando cargos políticos en el gobierno provincial. “Cuando se fueron a Santa Fe, recuerdo a Fein diciendo «se fueron mis mejores cuadros». Quiere decir que acá nos quedamos los peores entonces, sin embargo hicimos funcionar esta Municipalidad durante 12 años”, aseguró.

En ese orden, y anticipando el regreso de más de un centenar de militantes socialistas que son planta permanente del municipio, sentenció: “No necesitamos que vengan a ocupar nuestros cargos y direcciones en distintas dependencias. Queremos gente de laburo, de gestión. Necesitamos que nos respeten como trabajadores”.

Fue el final de su discurso, coronado por aplausos, redoblantes y nuevamente la marcha peronista. La plaza 25 de Mayo se despobló rápidamente pero el mensaje quedó claro: el gremio municipal comenzó a marcar territorio, a pocos días de la llegada de Javkin al Palacio de los Leones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 16 =