El gran desafío de atajar la pandemia

El arquero leproso respeta a full la cuarentena junto a su pareja embarazada.

Alan Aguerre atendió el teléfono y habló sin filtro con Ovación, mientras realiza la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus. En su domicilio toma todos los recaudos de prevención para cuidar a su pareja que está embarazada. También está pendiente de su hermana que trabaja en el hospital Posadas de Buenos Aires. Claro que todos los días realiza la intensa rutina de trabajo que le ordenó el cuerpo técnico rojinegro. Además, le gusta leer y mirar partidos de otras épocas. El notable arquero leproso está feliz por el presente de Newell’s “que se alejó del descenso”. Confió que le gustaría “atajar mucho tiempo en el Parque” y hasta opinó sobre la posibilidad a futuro de reducción de sueldos a los jugadores en Argentina. Un Alan íntimo, en tiempos de aislamiento.

¿Cómo te trata el aislamiento obligatorio por el tema de la pandemia?

Por el momento la voy llevando bien. Prácticamente no salí por ningún motivo. Por suerte tengo la comodidad de tener una casa y eso me facilita las cosas. Tengo espacio al aire libre. Con el entrenamiento me llevo muy bien. He traído varios elementos del club. Tengo una bicicleta fija y nos monitorean permanentemente. Siempre hablamos, nos mandan ejercicios y tenemos al psicólogo a disposición, además de las recomendaciones en nutrición.

Los arqueros tienen un entrenamiento muy específico. Porque hacen trabajos de potencia de piernas, reacción, ensayan voladas y son rutinas muy puntuales. ¿En esta cuarentena es más complicado mantener el ritmo para el arquero?

Sin dudas que sí. Es una situación que no se puede suplir mucho porque necesitas de otra persona para que te patee o para realizar otros ejercicios. Esto es difícil de compensar. Sí se puede hacer un mantenimiento físico. Pero uno necesita mucha pelota, mucho trabajo de arco y que te pateen y ahí es donde más se nota la falta del entrenamiento normal.

Se podría decir entonces que el arquero puede ser el puesto más afectado por este aislamiento. ¿Coincidís?

Es un puesto donde se requiere el entrenamiento cotidiano en la cancha. Si bien el jugador de campo también necesita la pegada de la pelota o realizar trabajos técnicos, creo que el arquero lo requiere muchísimo. A mi sobre todo me gusta trabajar mucho con el entrenador de arqueros y mis compañeros de puesto y se nota la ausencia. Pero ahora hay que hacer foco en físico, la coordinación y la velocidad, aunque no llega ser lo mismo.

¿Además de los trabajos físicos y tácticos, el fútbol también es un deporte de mucha interacción social y humana en el día a día de los entrenamientos, de charlas con los compañeros o de hacer alguna broma después de la práctica. ¿Esta relación grupal es algo que se extraña en la cuarentena?

Seguro que sí. Es de las cosas que más se extrañan. El hecho de ir y

pasar el rato con tus compañeros. Siempre entrenando de la mejor manera. Y más teniendo un grupo como el que tenemos donde se hace muy placentero ir a entrenar, a pesar de que todos competimos por un lugar y que nos tocó afrontar situaciones difíciles esta temporada. Pero se extraña mucho el día a día. En estos momentos es cuando valoras más los detalles.

Este período no es de vacaciones, estás entrenando en tu casa, pero sin una fecha de reinicio de torneo. No se puede apuntar a un día puntual para jugar ni a un rival para enfrentar. ¿Seguramente debe ser una situación inédita para vos y para todos tus compañeros?

Es así. Es algo que no me pasó. En la gripe del 2009 estaba en inferiores y recuerdo haber parado, pero no había tanta información y no se dimensionaba el problema. Ahora sí se ve la complejidad del escenario y creo que nos pone en una situación difícil. Porque si bien no son vacaciones no tenés un punto para saber de qué forma se reanuda el torneo, ni siquiera sabemos cuándo vamos a volver a los entrenamientos. Entonces se hace complicado. No hay que pensar en el más allá y simplemente vivir el presente y tratar de cuidarse. El fútbol pasa a un segundo plano cuando está de por medio la salud.

Qué haces en los ratos libres después de entrenar en tu casa. ¿El día se te hace largo?

No se hace largo porque trato de amar una rutina para llevar la situación lo mejor posible. Me gusta mucho leer y miro partidos que repiten. Además, estoy en contacto con amigos vía on line. Claro que el entrenamiento también demanda un compromiso y una exigencia diaria.

¿Cómo manejas el contacto con los seres queridos que están cumpliendo la cuarentena en sus hogares y uno no los puede visitar?

Es complicado porque yo no salgo a ningún lado porque mi pareja está embarazada y hay que cuidarla. Me contacto a la distancia con mi familia que está en Buenos Aires y hablamos por teléfono. Estamos un poco preocupados por mi hermana Tatiana que es doctora, trabaja en el hospital Posadas y le toca también convivir en tiempo real con la pandemia. Los médicos son los que viven la situación bien de cerca y con una realidad de contacto con personas que pueden estar infectadas.

A Newell’s? le tocó jugar el último partido ante los santiagueños a puertas cerradas. ¿Por todo lo que decís ves lógico que el fútbol se haya parado?

Seguro. Por ejemplo, creo que el partido en Europa entre Atalanta y Valencia se estima que fue un evento en el que hubo grandes contagios. Está bien que se haya parado todo hasta que se normalice la situación. Después se verá como seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 9 =