El gobierno intenta bajar la tensión con los organismos de DDHH

Después de los cruces entre el presidente Alberto Fernández y referentes de organismos de derechos humanos con Nora Cortiñas, tanto en el gobierno como la dirigente de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora) intentaron bajar el tono a la inesperada polémica.

El ministro de Defensa nacional, Agustín Rossi, sostuvo ayer que le parecieron “absolutamente adecuados” los dichos del presidente en los que habló de “dar vuelta la página” en relación a la actuación de las Fuerzas Armadas durante la última dictadura y aseguró que no van a “entrar en ningún tipo de debate” sobre los dichos de Cortiñas.

“La queremos mucho, y también al resto de los militantes de derechos humanos, por lo que no vamos a entrar en ningún tipo de debate”, resaltó Rossi en relación a los cuestionamientos de la dirigente de Madres de Plaza de Mayo.

El viernes pasado, al despedir a una comitiva de jóvenes militares que partieron rumbo a Chipre, el jefe del Estado destacó que “todos los oficiales y suboficiales son hombres de la democracia”, lo que amerita que “demos vuelta la página y celebremos”.

Luego de que Cortiñas criticara esas declaraciones y calificara la actitud de Fernández como “negacionista”, llegaron las disculpas del jefe del Estado, quien el lunes a través de Twitter, reconoció que no había usado las “palabras pertinentes” y aseguró que “nunca quiso causar dolor” a las víctimas del terrorismo de Estado.

En ese sentido, Rossi manifestó: “El presidente lo reivindicó como un logro absoluto de la democracia. Tenemos 36 años de democracia, y podemos decir que la totalidad del personal militar empezó su carrera en las Fuerzas Armadas ya en democracia”.

“Nos pareció que es un hecho que había que rescatar y remarcar, y en el contexto en el que escuché el discurso me pareció que estaba absolutamente adecuado”, consideró el titular de la cartera de Defensa.

Reunión con Alberto F

Por su parte, Cortiñas también trató de bajar la tensión con el gobierno. En ese sentido, afirmó que le cree al presidente en su pedido de disculpas por haber hablado de “dar vuelta la página” en relación a la actuación de las Fuerzas Armadas durante la dictadura y admitió que “no volvería a utilizar” el término “negacionista” . También adelantó que se reunirá con el mandatario esta semana.Advertisment

End of break ads in 11s

“Desde luego que quizás fue duro el término y no lo volvería a utilizar, estamos todos un poco sensibles”, reconoció Cortiñas.

Más temprano, la dirigente de derechos humanos había dicho que en su crítica no hubo “mala intención para nada”. Y aseveró que el presidente “se ofreció a que cuando él se equivocara, se lo digamos”.

Carlotto salió al cruce

Quien también se expresó sobre la polémica fue la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. La referente en el campo de los derechos humanos opinó que Fernández “no debería haber pedido perdón” por hablar de “dar vuelta la página”, en relación a la actuación de las Fuerzas Armadas durante la dictadura

En esa línea, sostuvo que la frase fue “para alentar a los jóvenes militares que van a dar el cuerpo en otro país”.

Carlotto deslizó, además, que a la dirigente de Madres de Plaza de Mayo los años “la pueden hacer equivocar”.

No obstante, Carlotto se distanció de las declaraciones del jefe del Estado en las que aseguró que en la dictadura hubo inconductas.

“Fue algo muy preparado, premeditado. Con la teoría de la seguridad interna y los enemigos internos, éramos nosotros, los argentinos”, dijo la titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

Finalmente, Carlotto agregó que el hecho de que Fernández haya hablado de “dar vuelta la hoja” no significa que desde Abuelas “vamos a pensar que eso significa olvidar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =