El final de una reunión terminó con un disparo y un muchacho muerto

El sonido seco de una detonación fue el punto final de una gresca entre al menos cuatro personas que se produjo ayer, alrededor de las 2.30 de la madrugada, en Iguazú al 1800 del barrio Fátima, en la ciudad de Puerto San Martín. Una vecina que escuchó lo que sucedía llamó al 911 y al llegar, los policías se toparon con el cuerpo de Emanuel Maximiliano “Kiko” Coronel, quien había sido asesinado con un disparo en la nuca.

Un conocido de la víctima que estuvo al momento del disaparo fatal apuntó a dos personas como los asesinos del muchacho. Uno de ellos residía a metros de la escena del crimen. “Esto era así todos los fines de semana. Se juntaban a tomar y se terminaban «desconociendo» entre ellos. Eso no fue novedoso. Lo nuevo es que uno haya terminado muerto”, explicó un vecino.

Cerca de las 5 de la mañana los dos agresores apuntados quedaron detenidos. Uno se presentó en la comisaría de Puerto San Martín y el otro fue apresado. Ambos serán imputados hoy en los tribunales de San Lorenzo. El tercer hombre que participó de la reunión también quedó preventivamente preso.

Encuentros repetidos

Barrio Fátima está ubicado a unas diez cuadras del arroyo San Lorenzo, límite natural entre ciudades (Puerto San Martín y San Lorenzo) y de la planta de Gas Licuado Comprimido de YPF. Casi al borde del arroyo hay un conglomerado de barrios, junto a las calles Iturraspe y Cercana.

Según pudo reconstruirse, el miércoles a la noche en una casa de Iguazú al 1800, entre Juana Manso y Rosario, a escasos 30 metros del Centro de Atención Primaria del barrio, se reunieron varios muchachos para pasar el rato. Uno de ellos era “Kiko” Coronel. La casa pertenecía a la abuela de Lucas Yamil V., un joven de 28 años, conocido por el apodo de “Rifa”. Los otros dos que estuvieron en el lugar, según fuentes de la pesquisa, fueron Adrián B. y Mauricio José O., ambos de 29 años.

“Todos los fines se semanas el lugar donde pasó ésto es un centro de reunión y de quilombo. Todo el tiempo es así”, explicó escuetamente uno de los vecinos. El lugar donde ocurrió el crimen es un corredor de unos 3 metros por 6 de tierra con pasto cortado que da paso a una humilde vivienda.

Alrededor de las 2 de la mañana las discusiones entre los parroquianos que ya habían tomado varias copas comenzaron a aumentar en beligerancia y media hora más tarde se desató una pelea que rápidamente se desbordó y pasó a las manos. Cuando los hombres estaban sobre el portón de ingreso a la propiedad se escuchó una detonación proveniente de un arma de fuego y “Kiko” cayó pesadamente sobre el pasto. Un proyectil le había ingreso por la nuca con orificio de salida por la región frontal. El estampido del balazo provocó el desbande de los contendientes. “Rifa” y Mauricio O. desaparecieron. Adrián B., en tanto, se quedó tratando de auxiliar a Coronel. Los vecinos esperando un tiempo prudencial para asomarse a ver qué había ocurrido, aunque varios llamaron al 911.

Imputaciones

A la escena del crimen llegaron efectivos de la comisaría 5ª de Puerto San Martín y la Policía de Investigaciones (PDI) de San Lorenzo que trabajaron bajo las indicaciones de la fiscal Melisa Serena. Al revisar la vivienda de la abuela de “Rifa” V., los pesquisas hallaron sobre una cama un proyectil intacto calibre 38, compatible con el arma utilizada para asesinar a “Kiko” Coronel.

“Rifa” V. y Adrián B. fueron detenidos en esa circunstancia.Dos horas después también fue detenido Mauricio O., ya que testigos lo sindicaban como portador del arma —un revólver 38— con la que fue ejecutado Coronel. La fiscal ordenó que se le practicara la pericia de dermotest a los tres detenidos. Una de las hipótesis de la investigación es un viejo rencor personal entre Mauricio O. y “Kiko” Coronel que tuvo como resultado el homicidio.

Hoy a la mañana la fiscal Melisa Serena imputará a Mauricio O. por el homicidio de Coronel y al cierre de esta edición analizaba si los otros dos detenidos era punibles de una acusación judicial. Todos los implicados, según precisaron fuentes de la investigación, cuentan con prontuario abierto. En la cuadra del crimen quedo flotando el temor por una posible venganza de allegados al hombre asesinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 12 =